NUEVA YORK. La deuda de mercados emergentes culminó un mes más bien sólido con un tono más débil el martes, al tiempo que los precios de los bonos volvieron a caer dado que los inversionistas mostraban dudas respecto a tomar más activos riesgosos.

Los temores sobre las perspectivas para la economía global afectaron la percepción del mercado este martes, tal como durante la mayor parte del mes. Una serie de indicadores económicos pesimistas publicados en Estados Unidos establecieron el tono de las negociación durante el período.

La prima de riesgo medida según el Índice Global de Bonos de Mercados Emergentes de J.P. Morgan obtuvo un rendimiento en torno al 2,28% en el mes. La prima en el índice se amplió a 325 puntos base, o 3,25 puntos porcentuales, sobre títulos comparables del Tesoro de Estados Unidos, tras haber comenzado el mes en torno a los 300 puntos base.

Los valores de países con altas calificaciones como Brasil, Colombia, Malasia e Indonesia registraron modestos avances en el mes mientras que inversiones tradicionalmente más riesgosas como los bonos de Venezuela y Argentina registraron caídas en sus precios en el mes.