La Paz. La deuda externa boliviana se incrementó a 5.772 millones de dólares en el primer cuatrimestre del año, lo que significó el monto más elevado en las últimas dos décadas, según datos del Banco Central de Bolivia (BCB).

El economista y docente de la Universidad Mayor de San Andrés de La Paz (UMSA), Julio Alvarado, explicó a Xinhua que el monto del déficit externo representa el 16 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional.

En 2005, la deuda externa representaba el 51,6 por ciento del PIB nacional, cuando llegó a 9.573,6 millones de dólares, según datos del BCB.

"Todo indica que este año no vamos a tener superávit en comercio exterior y tampoco en el sector fiscal", por lo que "vamos a empezar a tener un gobierno que se endeuda, y a largo plazo puede ser negativo", alertó el especialista.

El académico recomendó tener mejor control de este endeudamiento, el cual debe ser más productivo, ya que los gobiernos no "piensan a largo plazo", por lo que la deuda externa seguirá creciendo en los próximos años.

De acuerdo a estadísticas del BCB, la deuda externa del país alcanzó un nivel récord durante el gobierno del presidente Hugo Banzer (1971-1978) cuando fue 5.772 millones de dólares, que en ese momento representó 60 por ciento del PIB.

En 2004, la deuda externa de Bolivia llegó a 5.046 millones de dólares durante la gestión del mandatario Carlos Mesa (2003-2005), lo que significó el 50 por ciento respecto al PIB.

Por su parte, el ministro de Economía, Luis Arce, ha explicado que el porcentaje de deuda externa boliviana (16 por ciento) respecto al PIB nacional, representa una garantía para contraer obligaciones crediticias.

El funcionario ha rechazado la postura de opositores y analistas que cuestionan el nivel de endeudamiento en el país sudamericano.

"Actualmente el endeudamiento con respecto al PIB no llega ni al 20 por ciento, lo que nos permite a los bolivianos seguir endeudándonos si quisiéramos, porque demostramos solvencia", aseguró.

Algunos analistas y políticos de la oposición consideran como "extraño" que el país aumente su deuda externa, tanto con instituciones internacionales como con países.

Explican que ello es contradictorio frente a la etapa que se presenta a raíz de la importante alza en los precios de los minerales e hidrocarburos en el mercado internacional.

Sostuvo que el gobierno heredó una elevada carga de deuda externa que representaba el 52 por ciento del PIB en 2005.

Aseguró que la nación se endeuda con amplia garantía y los recursos los destina al desarrollo.

Arce manifestó que la colocación de bonos soberanos por 1.000 millones de dólares en el mercado financiero de la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, demuestra la confianza de los inversores internacionales en el país.

Los principales acreedores del país son el Banco de Desarrollo de América Latina y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), además de bonos privados colocados en mercados financieros internacionales, que en conjunto concentran el 83,4 por ciento del total de la deuda.

El Banco de Desarrollo de América Latina abarca 1.807 millones de dólares, es decir, el 31,3 por ciento, mientras que el BID mantiene 1.473 millones de dólares, lo que significa el 25,5 por ciento.

Otras instituciones privadas manejan 1.000 millones de dólares, el  17,3 por ciento.

De acuerdo con el gobierno boliviano, la nueva política de endeudamiento ha permitido la contratación de deuda de "mejor calidad" y con menor riesgo.

Ello se ha establecido a través de Tesoro General de la Nación (TGN) mediante la extensión de plazos y una baja paulatina en las tasas de interés.

Según la actual administración, este mecanismo ha permitido reducir la vulnerabilidad del erario público y la carga financiera de sus obligaciones.

Los desembolsos se destinan a caminos y proyectos productivos, según lo establece el informe mensual sobra la deuda del BCB.