El endeudamiento exterior de Nicaragua creció 1,4% entre los años 2010 y 2011, pero, a juicio de expertos consultados por el periódico local El Nuevo Diario, son aún cifras manejables.

Los especialistas aseguraron que a pesar del incremento en la deuda, Nicaragua es un país que está mejor que hace cinco o diez años atrás, luego de que varios organismos financieros y países perdonaran deudas que se venían arrastrando desde los años noventa.

Nicaragua registra una deuda externa total, incluidos los sectores públicos y privado no bancario, de casi US$4.000 millones durante el primer trimestre del año anterior, mientras que la deuda interna subió a US$1.284 millones.

El Banco Central de Nicaragua (BCN) en sus datos reporta que la deuda total de este país centroamericano al inicio de 2012 asciende a más de US$5.200 millones lo que refleja el 1,4% de incremento.

Mario Flores, ex ministro de Hacienda dijo que “para que una deuda de un país se considere manejable, esta tiene que tener una relación de entre el 40% y 70% con relación al Producto Interno Bruto, PIB. En Nicaragua si bien es cierto que la relación es aún alta, esta se ha venido reduciendo y de acuerdo a los índices de crecimiento económico es una deuda sostenible”.

Adolfo Acevedo, economista, aseguró que la deuda no es considerada un problema para el manejo financiero del país, pero esto se debe a que la mayoría de los préstamos provienen de organismos financieros internacionales y son de orden concesional, o sea a muy bajos intereses.