Los niveles globales de endeudamiento treparon a más del 325% del Producto Interno Bruto mundial en el 2016 por una fuerte expansión de la deuda soberana, mostró el miércoles un informe del Instituto Internacional de Finanzas (IIF).

El reporte del IIF encontró que la deuda global creció más de US$11 billones en los primeros nueve meses del 2016, a más de US$217 billones. El informe también determinó que la deuda soberana general representó casi la mitad del incremento total.

El endeudamiento de mercados emergentes creció sustancialmente, de la mano de un incremento de la emisión de bonos soberanos y préstamos sindicados en 2016 que casi triplicó a la del 2015.

China se quedó con la mayor parte de la nueva deuda, que alcanzó los US$855.000 millones durante el año en mercados emergentes, según IIF.

Los mayores costos de endeudamiento a raíz de las elecciones en Estados Unidos y otras tensiones, entre ellas "un entorno de tibio crecimiento y utilidades corporativas todavía débiles, (un dólar) más fuerte, el alza de los rendimientos de los bonos soberanos, mayores costos de cobertura, y el deterioro de la solvencia corporativa", presentaron desafíos para los prestatarios, agregó el instituto en su reporte.

Adicionalmente, "un giro hacia políticas más proteccionistas podrían pesar también sobre los flujos financieros globales, sumándose a esas vulnerabilidades", señaló el IIF.

"Además, dada la importancia del centro financiero de Londres en la emisión de deuda y derivados, las incertidumbres que rodean al momento y a la naturaleza del proceso del Brexit podrían representar riesgos adicionales, incluidos mayores costos de endeudamiento y de cobertura", agregó la institución.