Por cada dólar de la deuda pública de Honduras, 43 centavos corresponden a endeudamiento interno. Al 30 de junio de 2011, el saldo de la deuda pública alcanzó US$5.176,2 millones, de los que US$2.948,3 millones (57%) eran compromisos con acreedores internacionales y US$2.227,9 millones fue endeudamiento interno, según un informe de la Secretaría de Finanzas.

El endeudamiento interno ha mostrado un acelerado crecimiento a partir de 2009, lo que se explica por la emisión de bonos para capitalizar empresas como la ENEE y la enorme deuda flotante heredada de las administraciones (2006-2010) de Manuel Zelaya Rosales y Roberto Micheletti.

De los 12.800 millones de lempiras de la deuda flotante acumulada a 2009, al cierre de 2010 quedó un saldo de 3.262,6 millones, de los que al mes de junio de 2011 se pagó 925,5 millones, quedando pendiente 2.337,1 millones de lempiras.

Aparte de la deuda flotante acumulada al año 2009, se viene arrastrando deuda flotante del ejercicio fiscal 2010 por 4.754,8 millones de lempiras, de los que al mes de junio 2011 se ha pagado 3.395,9 millones, quedando pendiente por pagar 1.358,9 millones de lempiras.

Analistas como Arturo Alvarado, exsecretario de Finanzas, han advertido del riesgo que puede significar el acelerado crecimiento de la deuda interna sobre las finanzas pública, ya que son compromisos de corto y mediano plazo que se deben cumplir con los tenedores de los títulos valores, principalmente los institutos de previsión social e instituciones bancarias.

Proyecciones. La deuda pública interna acumulada a junio de 2011 presenta un saldo de 42.096,9 millones de lempiras, compuesta por deuda bonificada y no bonificada.

Para finales del presente año, se estima que el saldo de la deuda interna será de 50.855.1 millones de lempiras y casi 50% del endeudamiento público total, de acuerdo con la Secretaría de Finanzas.