Bogotá. La deuda pública interna de Colombia se desvalorizaba levemente este martes, después de que el avance de la inflación en octubre impulsó al índice anual por encima de la meta del Banco Central, alimentando las expectativas de un cercano aumento en las tasas de interés.

Los títulos de referencia del mercado, los TES con vencimiento en julio del 2024, se negociaban a un rendimiento de 7,475% frente al cierre del viernes, de 7,465%.

El Departamento Nacional de Estadísticas (DANE) reveló el sábado que la inflación de los últimos 12 meses hasta octubre se situó en un 4,02%, levemente por encima del rango que estableció como objetivo el banco emisor, de 2% a 4%.

Se trata de la primera vez desde mayo del 2009 que el indicador se sitúa por encima del 4%.

El repunte se debió a que en octubre los precios al consumidor subieron un 0,19%, por encima del pronóstico promedio de los analistas, que en un sondeo de Reuters esperaban un 0,12%, ante un alza en el costo de los alimentos, la salud y la vivienda.

El reciente dato elevó los ánimos de algunos analistas sobre la necesidad de que el Banco Central retome el alza de su tasa de interés de referencia para contener expectativas inflacionarias y que detuvo por tres meses -entre agosto y octubre- por efecto de la incertidumbre internacional.

Retomarían alzas de tasa. "Ahora las cosas continúan inclinándose a favor de actuar rápidamente para contener el rebrote inflacionario y la persistencia de la expansión crediticia", dijo un informe de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF), que recomienda un alza en la tasa del banco emisor de 50 puntos base en la reunión de noviembre, a un 5%.

"La situación actual también amerita adoptar políticas crediticias anticíclicas para enfriar el recalentamiento crediticio (...) dado que el Banco de la República se encuentra detrás de la curva de expectativas inflacionarias, con grave riesgo de deterioro para los TES", explicó.

Las expectativas de un aumento en los tipos creció después de que el banco emisor resaltó que la decisión de mantenerlos estables en la reunión de octubre no fue unánime entre los siete codirectores.

Pero a pesar del avance de la inflación en los últimos meses, la mayoría de analistas espera una corrección en noviembre y diciembre por efecto estadístico, debido al repunte que registró en el último bimestre del año pasado, lo que ubicaría al índice anual nuevamente dentro del objetivo de la autoridad monetaria.

En un sondeo de Reuters la semana pasada, sólo uno de los 40 analistas consultados estimó que la inflación cerrará el 2011 por encima del 4%, en tanto que en promedio los consultados situaron la variación en un 3,5%.