El saldo neto de la deuda pública creció 15% en enero-septiembre 2014 comparado con el mismo periodo del 2013, de acuerdo al reporte de finanzas públicas de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público.

Lo que significa que registra un ritmo de crecimiento cinco veces mayor al de la economía del país, que en el mismo periodo lo hizo en alrededor de 2,1%; se prevé que en el tercer trimestre el PIB se haya expandido a una tasa de 2,9%.

A la primera mitad del año la deuda neta del gobierno federal asciende a 5,2 billones de pesos (US$386 mil millones), que representan 30,4% del PIB.

En las últimas semanas el tema de la deuda ha tomado fuerza. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público ha explicado que el nivel de la deuda del sector público en México, como porcentaje del PIB, se mantiene en niveles que se comparan favorablemente al ámbito internacional, aclarando que el endeudamiento en el país es menor al promedio mundial.

5088

No obstante, analistas del sector privado coinciden en que éste es un punto medular para la estabilidad de la deuda del país; en el momento que se reviertan los capitales y empiecen a salir del país, la deuda se volverá inestable.

El alza en la deuda se da en un contexto en el que el gasto neto de sector público registra un nivel equivalente a 101% del monto total programado.

El gasto neto presupuestario del sector público ascendió a 3,3 billones de pesos (US$244.896 millones), es decir, un monto superior en 8,5% en términos reales a lo observado en el mismo periodo del 2013.

La inversión física sigue siendo el empuje del gasto con un alza de 20,6% anual. El gasto programable se ubicó en 2,6 billones de pesos (US$192.948 millones), un alza real de 9,2% respecto al tercer trimestre del 2013.

En dicho periodo se obtuvo un déficit total de 412.07 millones de pesos (US$30.580 millones) y sin considerar la inversión de Pemex se observó un déficit público de 140,425 millones de pesos.

Ingresos petroleros, a la baja. Como ha sido una tendencia constante a lo largo del año, en este periodo los ingresos petroleros fueron inferiores en 2,2% anual en términos reales, al ubicarse en 897.200 millones de pesos (US$66.582 millones).

La dependencia explica que esto se debe principalmente por un menor precio de exportación de la mezcla mexicana del crudo y la menor plataforma de producción; efectos que fueron contrarrestados por un mayor precio del gas natural.

Respecto a los ingresos tributarios, el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) arrojó ingresos por 92.172,3 millones de pesos (US$6.480 millones), un alza anual de 49,1%; el Impuesto al Valor Agregado (IVA) recaudó 499,395.3 millones de pesos, es decir, tuvo un crecimiento de 16,9% anual.

Hacienda informa que durante dicho periodo los ingresos tributarios no petroleros sumaron 1,4 billones de pesos (US$103.895 millones), es decir, 6,1% más en términos reales respecto al tercer trimestre del 2013. “Una vez que se ajusta por el efecto del programa Ponte al Corriente aplicado en el 2013, la recaudación tributaria muestra un crecimiento real anual de 9,6%”.

Los ingresos presupuestarios del sector público al tercer trimestre sumaron 2,8 billones de pesos (US$207.891 millones), un monto superior en 2% anual en términos reales.

5089