Asunción. La falta de resolución de dos conflictos relacionados con deudas del pasado amenaza el funcionamiento del Banco Central del Paraguay (BCP), alertó Benigno López, miembro del directorio del ente en una reunión con empresarios.

Los casos se refieren a la deuda interna pública y privada absorbida por la banca matriz y la sentencia contra el país por el caso de Gramont Berres.

López explicó que, a pesar de tener un edificio imponente, el Banco Central está pasando por serios problemas a causa del déficit que tiene en su patrimonio.

Hecho imputable no solo al costo de la crisis financiera que absorbió la institución, sino también a una política aplicada en las décadas de los 80 y 90, en la que el BCP fue codeudor del Estado paraguayo.

El BCP cerró el último año con un déficit en su patrimonio de G. 1,41 billones, (US$352 millones). En cuanto a sus resultados, en el mismo periodo acumularon una pérdida de 2,72 billones, cerca de US$500 millones.

Deuda pública y privada con el BCP. En ese orden, la deuda interna pública y privada con el BCP, al quinto mes de este año, trepaba a G. 4,32 billones, poco más de US$1.000 millones.

De esta cantidad, G. 3,20 billones (casi US$800 millones) corresponden a deudas del sector público; mientras que la del sector privado llegó a G. 1,11 billones (US$279 millones).

Benigno López recordó que esas deudas están contempladas en la vigente ley 3974/10, de capitalización, que aprobó el Congreso hace más de un año, pero que hasta hoy no le entregaron al Banco los bonos correspondientes, inacción que debe resolverse en el corto plazo.

Deuda Gramont y las reservas. El directivo del BCP comentó que otra de las opciones que tiene el BCP para obtener ingresos es buscar una mejor rentabilidad para las reservas del país, pero que tampoco lo puede administrar debido a que las reservas están encarceladas en el Banco Internacional de Pagos (BIS), Suiza, por temor a que las embarguen debido a una sentencia contra del país en el caso de Gramont Berres, que causa pérdidas millonarias al país.

López aclaró que no hay ninguna posición del BCP acerca de una salida ante esa desfavorable situación, pero insta al gobierno a buscar una rápida solución y evitar más pérdidas a la nación.

A pesar de que las reservas alcanzaron niveles récords en los últimos años, sus intereses cayeron 60% en 2010 y 70% en 2009.

A mayo de este año las RIN ya rondaban los US$5.000 millones, con un rendimiento que está por debajo del 0,5% anual.

“Otros países de la región consiguen, en promedio, 1,5% como rendimiento por sus reservas”, afirmó el directivo del BCP.

“Tenemos un problema muy serio con estos casos, porque en el corto tiempo tal vez no tengamos el ingreso suficiente para sostener el funcionamiento del Banco Central, y eso es grave. Se debe hacer algo para solucionar los dos problemas que enfrenta el BCP y que impide de alguna forma que su política monetaria sea eficiente”, concluyó.