La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, evaluó que su país está entrando en una era de prosperidad y proyectó que en 2012 se consolidará el modelo de gobierno con medidas como la ampliación de los planes sociales y la rebaja impositiva para las pymes.

"Con planificación y políticas acertadas estamos consiguiendo proteger nuestra economía, nuestros sectores productivos y, sobre todo, el empleo de los brasileños", describió la mandataria en su programa radial Café con la Presidenta, según reportó la estatal agencia Brasil.

La mandataria consideró que los brasileños están transformando "un momento de crisis en un momento de oportunidades y entrando en una nueva era de prosperidad".

Rousseff reseñó que en el año en que casi todos los países del mundo perdieron empleos, Brasil creó más de 2 millones de puestos de trabajo, además de registrar crecimiento con inflación baja y tasas de interés decrecientes, distribución de la renta y disminución de desigualdades sociales.

La jefa de Estado consideró que 2012 será un marco para la consolidación del modelo brasileño de gobierno, y sostuvo que el año debe comenzar con menos impuestos para más de 5 millones de pequeñas empresas y microremprendimientos, que tendrán crédito más fácil con tasas más bajas.

La presidenta también resaltó que hasta 2014 la Caja Económica Federal y el Banco de Brasil deben invertir más de 66 millones de dólares en el programa Mi Casa, Mi Vida, por el que ya fueron entregadas 400 mil viviendas, 500 mil están en obras y 340 mil fueron contratadas.