Brasilia. El gobierno brasileño tomará todas las medidas necesarias para proteger a la industria y los empleos del impacto de la crisis de deuda en la zona euro, dijo este miércoles la presidenta Dilma Rousseff.

Brasil presentó este miércoles un nuevo paquete de estímulos, consistente en compras gubernamentales por unos 8.430 millones de reales (US$4.050 millones).

El gobierno reducirá también su tasa de préstamo de largo plazo TJLP a un 5,5% desde el 6% actual, en otro intento por reanimar la estancada economía.