Sao Paulo. La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, está considerando nuevas medidas para debilitar al real desde los máximos en 12 años a los que cotiza, pero su equipo económico aún debate la mejor estrategia y el momento de anunciarlas, dijo una fuente del Gobierno este miércoles.

"El real está definitivamente demasiado fuerte en su nivel actual y (Rousseff) quiere hacer algo al respecto", dijo la fuente a Reuters. "No se ha tomado ninguna decisión en este punto. Podrían ser cinco días, una semana, un mes", agregó.

El ministro de Hacienda, Guido Mantega, dijo a periodistas el martes en Londres que el gobierno seguirá actuando para restar fuerza al real, mencionando posibles medidas en los mercados de futuros y de derivados.