El ministro de Finanzas de Chipre, Michalis Sarris, presentó este martes su renuncia y el presidente del país, Nicos Anastasiades, nombró de inmediato al ministro del Trabajo, Haris Georgiades, para que se haga cargo de la cartera.

Sarris presentó su renuncia poco después de concluir las negociaciones con acreedores internacionales sobre un acuerdo de rescate para el país insular del Mediterráneo.

Anastasiades nombró a Zeta Emilianidou, quien ha sido secretaria permanente del Ministerio de Comercio, Energía y Turismo, como nueva ministra del Trabajo.

El presidente agradeció a Sarris por los valiosos servicios que prestó a lo largo de las difíciles negociaciones con la troika --integrada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional--, a través de las cuales se obtuvo un rescate de 10.000 millones de euros para Chipre.

Sarris ha sido blanco de fuertes críticas por aceptar un pacto que involucra la fusión del Banco de Chipre y el Banco Popular de Chipre, también conocido como Laiki, las dos mayores instituciones financieras de la isla.

El acuerdo implicó para los grandes depositantes del Banco de Chipre pérdidas de hasta 60 por ciento, mientras que los depósitos superiores a los 100.000 euros en el banco Laiki han sido bloqueados hasta su liquidación final. Los depósitos por debajo de esta cantidad fueron asumidos por el Banco de Chipre.

Justo antes de anunciar su dimisión, Sarris dijo que Chipre esperaba reducir los controles del capital lo más pronto posible, aunque no precisó la fecha.

Sarris dijo que presentó su renuncia para facilitar una investigación ordenada por el presidente del país sobre las circunstancias que pusieron al sistema bancario chipriota al borde del colapso y que obligaron al país a recurrir a la troika.

Una Comisión de Investigación constituida por tres ex jueces empezó a trabajar tras prestar juramento el jueves pasado para llevar a cabo una investigación sobre posibles responsabilidades políticas y penales de políticos y banqueros.

Sarris dijo que uno de los aspectos que indagará la comisión serán los intereses del Banco Laiki cuando él era director general de la institución bancaria.

Sarris fue nombrado director general del Laiki a principios de 2011 y conservó el cargo hasta que fue obligado a renunciar por el gobernador del Banco Central, Panicos Demetriades, quien supuestamente tomó la decisión por órdenes del ex presidente Demetris Christofias.

Sarris fue nombrado en el cargo cuando Anastasiades llegó al poder el 1 de marzo, luego de las elecciones presidenciales celebradas una semana antes.