Atenas/París. El primer ministro de Grecia, Georgios Papandreu, selló un acuerdo con la oposición este domingo para formar un nuevo gobierno de coalición con el fin de aprobar un rescate de la zona euro antes de convocar elecciones anticipadas, después que la UE exigiera un rápido fin a la crisis.

Papandreu aceptó dimitir cuando se forme el nuevo gobierno, dijo la oficina del presidente griego después de que la Unión Europea diera 24 horas a Grecia para explicar cómo formará un gobierno de unidad nacional que ratifique oficialmente su plan de financiación de emergencia de 130.000 millones de euros.

"Hoy fue un día histórico para Grecia", dijo el portavoz gubernamental Ilias Mossialos a reporteros. Un nuevo gobierno de coalición jurará el cargo y se enfrentará a un voto de confianza dentro de una semana si todo va de acuerdo a los planes, agregó.

Ambas partes acordaron que el 19 de febrero sería la fecha más adecuada para celebrar las próximas elecciones, dijo el ministerio de Finanzas, donde se reunieron los políticos para discutir el calendario para el nuevo gobierno.

Más allá de eso, el acuerdo, al que se llegó tras una reunión convocada por el presidente Karolos Papoulias, no fue preciso respecto a detalles clave como quién será el próximo primer ministro.

La UE ha dejado en claro que quiere un gobierno de unidad en Grecia para garantizar un apoyo de consenso a las reformas y para recuperar la confianza, después de una semana que presenció primero una convocatoria de referéndum de Papandreu sobre el rescate y luego, su retroceso frente a la presión internacional.

"Mañana (lunes) habrá un nuevo diálogo entre el primer ministro y el líder de la oposición sobre quién será el líder del nuevo Gobierno", dijo el comunicado presidencial.

La declaración tampoco hizo mención sobre cuánto tardará el Gobierno interino en convocar elecciones anticipadas.

Papandreu y Samaras, que alguna vez fueron compañeros de habitación en una universidad estadounidense, tuvieron que sepultar sus profundas diferencias y animosidad personal, dada la gran crisis política social y económica del país, que lo tiene sumido en la incertidumbre respecto a su futuro en la zona euro.

Pero la reputación de ambos líderes y de sus partidos entre los griegos ha tocado fondo.

"Ambos líderes no tenían otra opción. Si se realizaban elecciones ahora, nadie le habría dado su voto a ellos", dijo Elias Nikolakopoulos, profesor de ciencia política de la Universidad de Atenas.

"Probablemente, las nuevas elecciones se realizarían a finales de febrero o principios de marzo. Ellos no tienen tiempo para aplicar el rescate de la UE antes de eso", agregó, antes de que se anunciara la fecha del 19 de febrero.

Mucha presión. Bruselas ha presionado con fuerza a Atenas para que apruebe el acuerdo de rescate, el último salvavidas financiero para Grecia, por temor a que su crisis se contagie a economías mucho más importantes para la zona euro como Italia y España, a las que sería mucho más difícil de rescatar.

Papandreu y Samaras habían estado apostando a sellar un acuerdo antes de un encuentro de ministros de Finanzas de los países del bloque monetario en Bruselas el lunes, para demostrar que Grecia es seria a la hora de tomar las medidas necesarias para evitar la quiebra.

La UE ha dejado en claro que quiere un gobierno de unidad en Grecia para garantizar un apoyo de consenso a las reformas y para recuperar la confianza, después de una semana que presenció primero una convocatoria de referéndum de Papandreu sobre el rescate y luego, su retroceso frente a la presión internacional.

Más temprano, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, dijo a Reuters que los ministros de Finanzas de los países que utilizan la moneda común insistirían en escuchar de Grecia un plan de gobierno de unidad nacional por parte de su homólogo griego Evangelos Venizelos, en la reunión del lunes.

"Hemos instado un gobierno de unidad nacional y estamos convencidos de que es el medio más eficaz para restaurar la confianza y cumplir con los compromisos", dijo Rehn a Reuters.

"Necesitamos un informe convincente respecto a esto de parte del ministro de Finanzas Venizelos mañana (lunes) en el Eurogrupo", agregó.

Muchos griegos, que han sufrido recortes de salarios y pensiones o han quedado sin trabajo en los últimos dos años, mantienen su desconfianza sobre los políticos de todos los colores.

"Las elecciones no resolverán ninguno de nuestros problemas ahora. Estos partidos no nos representan", dijo Michalis Skevofylakas, un profesor de 47 años.

Papandreu, que lidera el partido socialista Pasok, y el jefe del derechista Nueva Democracia Samaras tienen previsto discutir el lunes sobre quién será el nuevo primer ministro. Los medios griegos han nombrado como posible candidato a Lucas Papademos, un ex vicepresidente del Banco Central Europeo.

El presidente Karolos Papoulias, que encabezó las conversaciones sostenidas el domingo, convocará a los jefes de los principales partidos del país para llevar a cabo más negociaciones a las 1800 GMT del lunes.