México D.F. La Cámara de Diputados de México aprobó una reforma que autoriza al banco central a regular o hasta vetar las tasas de interés y las comisiones que cobran los bancos en el país, consideradas como muy altas por los usuarios, dijo el viernes una fuente legislativa.

La reforma, que ya había sido aprobada por el Senado hace 10 meses, sólo requiere de la promulgación del presidente para que entre en vigor.

La norma permitirá a las autoridades establecer rangos "razonables" tanto para las tasas de interés como para las comisiones, a fin de facilitar el acceso al crédito en el país latinoamericano.

"Se faculta al Banco de México (central) para vetar la entrada en vigor de los aumentos en las comisiones cuando estos no sean justificables", detalló la reforma aprobada por los legisladores durante una sesión este jueves.

"El banco central vigilará que las instituciones de crédito otorguen préstamos en condiciones accesibles y razonables, y tomará las medidas correctivas que correspondan, incluso estableciendo límites a las tasas de interés aplicables", agregó.

Actualmente, la entidad sólo puede dar recomendaciones a los bancos pero sin opción a vetar un incremento, según legisladores.

También se incorporó en la ley que cuando el ente antimonopolios -la Comisión Federal de Competencia- detecte prácticas que vulneren la competencia, éste deberá informar al banco central.

Las tasas de interés que cobran los bancos en segmentos claves como las tarjetas de crédito se ubican en alrededor de 32%, y algunos bancos cobran tasas de interés mucho más altas en algunos productos.

Los banqueros habían expresado preocupación sobre la posibilidad de que el Congreso apruebe topes a las tasas o comisiones, alegando que golpearían el negocio, dificultarían el otorgamiento de crédito a los clientes de ingresos más bajos y la salud financiera del país.

Analistas han dicho que aunque la propuesta podría afectar inicialmente la rentabilidad del sector, dominado por grandes jugadores foráneos como Santander, BBVA, Citigroup y HSBC, podría también beneficiar la competencia en el mediano plazo.