Santiago de Chile. La Cámara de Diputados de Chile aprobó en lo general el presupuesto del gobierno nacional para el año 2013 por 91 votos a favor, 15 en contra y 2 abstenciones.

Esto significa que ahora se discutirá cada partida antes de su aprobación definitiva, dijeron fuentes legislativas.

La decisión fue valorada por el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, quien dijo que implica un apoyo a la propuesta del gobierno.

"Esperamos que sea posible llegar a este acuerdo, porque el Gobierno ha tenido toda esta disposición al diálogo, y la Concertación (oposición) dijo que estaba disponible para el diálogo y que quería llegar a un acuerdo", indicó el ministro.

Sostuvo que "en los acuerdos no puede obtenerse todo lo que se pide; los acuerdos tienen que ser concesiones de ambas partes; tienen que ser con flexibilidad de ambas partes y, por tanto, esperamos que ese acuerdo ocurra, porque facilitaría mucho la discusión del Presupuesto", agregó.

El capítulo de educación ha sido el más polémico del presupuesto.

El movimiento estudiantil chileno ha pedido a la oposición rechazar la partida, debido a que -asegura- se enmarca en una dirección contraria a financiar el sistema público y beneficia al privado.

El presupuesto 2013, de unos US$67.000 millones, deberá turnarse después al Senado, donde la oposición tiene mayoría, pero deberá ser aprobado a finales de noviembre.