Santiago. Este último tiempo no ha sido negativo para los banqueros, por lo menos  no en la región de América Latina, donde los bancos cerraron la década con tasas de expansión inéditas y una solvencia que asegura un sostenido crecimiento.

Así lo aseguró este martes el director de América Economía Intelligence, Jaime Contreras, en conversación con CNN Español, quien justificó esta situación debido a que “una de las grandes fortalezas de la banca en la región es haber estado alejado de los activos tóxicos, lo que hace que los bancos hoy estén en buena posición con respecto al resto del mundo”.

Mientras la mayoría es calificada con BBB por la calificadora Fitch Ratings, una excepción fue la banca venezolana, que se deterioró por las caídas en depósitos, utilidades y cartera de crédito.

El experto explica que esto ocurre porque “en términos de activos se vieron perjudicados por la devaluación de su moneda. Claramente esa es una razón por la que los bancos venezolanos quedaron fuera de los 25 mejores de América latina.