Washington. El directorio ejecutivo del Fondo Monetario Internacional aprobó el lunes la expansión de una línea de reserva, con lo que el organismo dio un paso hacia el cumplimiento de la meta del Grupo de los 20 de triplicar la capacidad crediticia del fondo.

El directorio respaldó una propuesta de aumentar en diez veces un fondo de recursos, llamados Nuevos Acuerdos para la Obtención de Préstamos (NAB, por sus siglas en inglés) a los que puede recurrir el FMI en emergencias como la crisis económica internacional.

Si es aprobado por el 85% de los países participantes en la expansión de la línea de crédito, incluidas algunas legislaturas, el monto disponible aumentaría a US$550.000 millones desde los US$50.000 millones actuales. El FMI podría recurrir al fondo si los aproximadamente US$330.000 millones en pagos de cuotas de países miembros, que componen la mayor parte de sus recursos, resultan ser insuficientes.

El número de países que contribuyen a la línea de crédito aumentaría cerca de un tercio, de 26 a 39. La mayoría de los miembros nuevos son economías de mercados emergentes como China, India y Brasil.