La participación de la mujer en el mercado laboral y las mejoras que se necesitan tanto a nivel de políticas públicas y en el mundo privado, fueron algunos de los aspectos que analizaron expertos de la Fundación Sol, de la OIT y Asociación Nacional de Empleados Fiscales de Chile, en el marco de una reunión organizada por la Fundación Equitas en conjunto con la Fundación Friedrich Ebert.

El ascenso de la mujer en Chile y en América Latina es una necesidad, y constituye un paso imprescindible para frenar las desigualdades a las que el género femenino se ve constantemente expuesto.

En este sentido, se analizaron no solo las brechas y diferencias que existen en los sueldos, y la posición de la mujer en la sociedad, sino que también se asociaron esos puntos con la violencia doméstica y la agresividad que sufren en esferas laborales y sociales las mujeres.

Es preciso que se modifiquen ciertas políticas, para que las mujeres exijan sus derechos, se eduquen y se liberen de los vetos sociales, con el objetivo de alcanzar la equidad, explicaron Alenxander Paez de Fundación Sol y Nury Benitez dirigente de la ANEF.

Esta última, fue enfática en afirmar que "el Estado no puede ser el botín de guerra de los gobiernos de turno", aludiendo a la necesidad de cada gobierno de utilizar politicamente a los trabajadores que desempeñan funciones para el aparato estatal.

El desarrollo de una nación, es imposible sin el esfuerzo de las mujeres, por tanto las administraciones que no las protegen sufrirían las consecuencias sociales y económicas a largo plazo, insistió Benitez.

Por su parte, María Elena Valenzuela, especialista regional de la OIT dijo que "a pesar que ha ido disminuyendo la proporción de mujeres sin ingresos propios (ingresos del trabajo), lo que es en otras palabras una condición indispensable de autonomía",  que es algo positivo, y que debe seguir mejorando, agregó que "los ingresos no solo permiten tener una mejor calidad de vida, sino que también permiten tomar decisiones y empoderarse".