Bruselas. La disminución de los niveles de inversión empresarial y la caída de los salarios podrían pesar sobre la recuperación económica en Europa, dijo este martes la Comisión Europea en su informe trimestral sobre la economía de la zona euro.

A medida que las empresas europeas lo pasan mal para reajustar sus balances tras la crisis financiera, los gobiernos deben poner en marcha nuevas reformas para impulsar el crecimiento, señaló.

Análisis de episodios similares en el pasado muestran que los ajustes de balance --cambios en los activos y pasivos de las compañías-- "pueden tener importantes consecuencias macroeconómicas tras periodos de un exceso de endeudamiento empresarial, ciclos de fuertes desaceleraciones y caídas en las bolsas", apuntó la Comisión en un comunicado.

El análisis refleja que la inversión empresarial tiende a caer durante la fase de ajuste. Las compañías recortan los gastos y los préstamos. Esto a su vez reduce la demanda interna y ralentiza el crecimiento de la producción, indicó la Comisión.

Las empresas también tienden a bajar los salarios, lo que reduce la renta disponible de los trabajadores y cae el consumo privado.

Deberían ponerse en marcha "políticas adecuadas" para contrarrestar estos factores que frenan el crecimiento, señaló.

Se espera que el producto interior bruto de la zona euro aumente un 1,7% este año por un incremento de las exportaciones y la recuperación de la demanda de los consumidores, pero se prevé que el crecimiento pierda fuerza en la segunda mitad por el efecto de los recortes presupuestarios de los gobiernos.