Latinoamérica. Las entradas de inversión extranjera directa (IED) en 13 países de América Latina y el Caribe con datos disponibles disminuyeron 23 % durante la primera mitad de 2014 respecto al mismo período del año anterior, alcanzando un total de US$84.071 millones, informó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Entre los factores de la disminución de la IED hacia la región figura la ausencia de grandes adquisiciones empresariales durante el primer semestre de 2014 (que compensen las registradas en el mismo período del año anterior). Otro elemento importante para varios países de la región es el enfriamiento de las inversiones en minería por la caída de los precios de los metales.

Buena parte de la caída se concentra en México, donde la compra en 2013 de la cervecera Modelo por parte de la transnacional belga Anheuser-Busch InBev en US$13.249 millones aumentó excepcionalmente los flujos de IED. Además, durante el primer semestre de 2014 se registró una salida de inversión extranjera directa por US$4.495 millones como resultado de la retirada de AT&T del accionariado de América Móvil. Más allá de estos fenómenos atípicos, México continuó recibiendo flujos de IED en un nivel similar al de los cinco años anteriores, con un alto nivel de entradas en la industria exportadora y en particular en el sector automotriz.

En Brasil se registró un aumento de 8% en la IED recibida por el país durante los primeros ocho meses de 2014 con respecto al mismo período de 2013, y las estimaciones oficiales indican que los ingresos anuales serán semejantes a los del año anterior.

En Chile disminuyeron los ingresos de IED en 16% entre enero y agosto de este año, siguiendo la tendencia a la baja iniciada en 2013. La caída se concentró especialmente en el sector minero, escenario que podría mantenerse durante este año, aunque es probable que los flujos aumenten en los últimos meses como consecuencia de la adquisición de la empresa de energía CGE por parte de Gas Natural de España en US$3.285 millones.

En Argentina los flujos de IED registraron una salida neta de US$55 millones al contabilizar la desinversión de la empresa española Repsol en la petrolera YPF. Descontando este cambio de propiedad, los aportes de capital y reinversión de utilidades (dos componentes de la IED) sumaron US$4.289 millones, 20% menos que el año anterior. Para el primer semestre de 2014 no se dispone de información oficial sobre el tercer componente de la IED (deuda con matrices y filiales) en este país.

Al igual que en México y Chile, las entradas de IED disminuyeron en Perú (-18 %), Costa Rica (-21%) y El Salvador (-67 %). Por el contrario, aumentaron 9 % en Uruguay, 10 % en Colombia y 26 % en Panamá, países en los que estos flujos ya habían sido muy altos en 2013. Guatemala y República Dominicana también mostraron incrementos en cuanto a la IED recibida.

Por otra parte, la inversión extranjera directa que sale de América Latina y el Caribe, que había registrado una disminución en 2013, aumentó notablemente durante la primera mitad de 2014. Con la excepción de México, donde los flujos inversores al exterior bajaron 18%, todos los países con empresas translatinas importantes aumentaron la IED al exterior.

En Brasil la inversión directa al exterior durante los primeros ocho meses del año fue positiva por primera vez desde 2010. Los flujos negativos de deuda entre matrices y filiales continuaron a un ritmo similar al del año anterior, lo que indica que la práctica de las empresas brasileñas de endeudarse en el exterior no ha cambiado. Entre enero y agosto de 2014 estos flujos negativos se vieron compensados por un aumento de 48% en los aportes de capital.