Lima. El Plan Nacional de Diversificación Productiva será uno de los principales fundamentos de la estrategia de mediano y largo plazo para reducir la desigualdad y perfilar al Perú como una economía desarrollada ante la comunidad internacional.

Así lo sostuvo el director de prospectiva y estudios estratégicos del Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (Ceplan), Fredy Vargas, quien destacó que por ello esta iniciativa guarda estrecha relación con los objetivos planteados en el Plan Bicentenario: El Perú hacia 2021.

“La diversificación productiva es un requisito para que nuestra economía aspire a ser reconocida como desarrollada”, declaró al Diario El Peruano.

Subrayó que para garantizar la expansión sostenida en el mediano y largo plazo necesitamos tener una expansión económica que no podría lograrse exportando solo materias primas.

Transformación

En tal sentido, Vargas dijo que la transformación productiva será indispensable para constituirnos en un país de medianos y elevados ingresos.

Resaltó que el Plan Nacional de Diversificación Productiva incorpora una serie de instrumentos que ya tuvieron éxito en otros países.

“Uno de ellos son las mesas de coordinación. Este esquema de trabajo se aplica en Japón y Corea con buenos resultados, pues permiten y promueven la interrelación entre el sector público y el privado”, añadió.

Lo más conveniente –comentó– es que estas experiencias sean adaptadas a nuestro país, a la idiosincrasia de la población y a la forma en que pensamos que se debe hacer empresa.

Vargas considera que lo fundamental es establecer las condiciones necesarias para que en el Perú se haga industria desde el sector privado.