Un estudio del Banco Mundial, Doing Business 2012, reveló que Venezuela se aleja de un clima de negocio favorable.

En el estudio el mejor comportamiento regulatorio lo tiene Singapur, Nueva Zelanda y las economías del norte de Europa, porque acortan las fronteras para quienes deseen invertir o montar un negocio.

Los aspectos considerados en este análisis son el marco legal, las condiciones para abrir empresas, la seguridad jurídica y el respeto a la propiedad privada.

De un total de 182 países, Venezuela aparece en el número 177, con una peor percepción que Haití, que se coloca en la posición 174.

La tendencia global, refiere el informe, apunta a regulaciones cada vez más favorables para hacer negocios, y los políticos son cada vez más conscientes de la importancia de mejorar sus economías a largo plazo.

"Solo unas pocas economías se dirigieron en la dirección opuesta. La República Bolivariana de Venezuela y Zimbabwe son los países que llegaron más lejos a la hora de obstaculizar los negocios con sus regulaciones", de acuerdo con lo que revela el estudio del Banco Mundial.

Otros países de la región y Europa, en cambio, han acortado las distancias que los separan de los sistemas regulatorios de economías más desarrolladas en este sentido, creando políticas para minimizar la burocracia y haciendo más expeditas las gestiones empresariales.

Por ejemplo, para la apertura de una empresa en Nueva Zelanda el tiempo es de un día; el número de procedimientos es uno solo. Por su parte, en Dinamarca y Eslovenia el costo para abrir una compañía es cero.

También destacan los ejemplos de países como Georgia, Noruega, Portugal, Suecia y Emiratos Árabes Unidos, que establecieron un solo proceso para registrar propiedades; al tiempo que en Francia el número de documentos necesarios para la exportación es de apenas dos.

Algunos países de Latinoamérica y el Caribe no se quedan atrás. Naciones como Chile, Perú y Colombia se están acercando a ese ideal para los inversionistas o empresas que deseen radicarse en su tierra.

Para el Banco Mundial, estos tres países son los que tienen el entorno regulatorio más favorable en la región, porque se han esforzado en reformar las normas con el fin de que le den más cabida al desarrollo económico.

Chile, por ejemplo, es considerado en el estudio como uno de los países que más ha facilitado los permisos para la construcción. En esta área la nación austral es equiparada incluso con Baréin, Hong Kong y China.

Los chilenos han facilitado la obtención de créditos, tienen sistemas de protección a los inversionistas, han agilizado el comercio transfronterizo, además de que garantizan el cumplimiento de los contratos con sentencias públicas, tribunales, jueces y departamentos especializados en el área comercial.

No por nada Chile se ubica en el privilegiado puesto 39 en el ranking de los países con mejores condiciones para hacer negocios en el mundo.

Una metodología con informantes

Doing Business es un estudio de medición que viene realizando el Banco Mundial desde hace 10 años, y sus indicadores han servido para que los países se comparen o tomen decisiones de políticas públicas para desarrollar posibilidades de inversión.

El estudio abarca 183 economías, incluyendo las pequeñas y algunas de las más pobres.

La mayor parte de los datos de este análisis están basados en las leyes y regulaciones nacionales, así como en los requisitos administrativos.

Para hacer el informe, la institución cuenta con colaboradores en cada uno de los países que registra. Ellos completan cuestionarios por escrito y aportan referencias sobre las leyes, regulaciones y tarifas, lo que contribuye a contrastar los datos y garantizar su calidad.

"Obtener muestras representativas no es necesario, ya que las respuestas son comparadas con las leyes y reglamentos vigentes para garantizar su exactitud", explica el Banco Mundial en su informe.

En algunos indicadores, tales como los de manejo de permisos de construcción, cumplimiento de contratos, resolución de insolvencias, así como el componente de tiempo, costos y procedimientos para abrir empresas se basan en lo que sucede en la práctica, más que en el texto legal.

El enfoque para elaborar esta clasificación ha sido trabajar con asesores legales o profesionales que realicen regularmente labores que estén relacionadas con las áreas investigadas en este estudio de alcance global.

Estos colaboradores en realidad son profesionales con experiencia relevante y habitual en este tipo de investigación.

Para dar más luces sobre la metodología detrás de este informe, el Banco Mundial señala que la recopilación de datos contrasta con la de las encuestas de empresas, que a menudo capturan impresiones y experiencias puntuales de ciertas organizaciones.

"Un abogado comercial que inscriba entre 100 y 150 empresas al año tendrá más experiencia sobre ese procedimiento que un empresario que registre una, o a lo sumo dos al año", refiere el estudio del Banco Mundial.

Además, "un juez que tenga que resolver sobre decenas de casos de quiebra al año tendrá una mayor perspectiva sobre este tipo de procesos, que el gerente de una empresa que tal vez nunca se haya enfrentado a dicha situación", señala el informe Doing Business correspondiente a 2012.