Reuters. El momento difícil para el dólar, que acaba de registrar su peor desempeño anual en 14 años, se aliviaría en el 2018 pero aún no ha terminado, de acuerdo con la mayoría de los analistas cambiarios consultados en un sondeo de Reuters.

La moneda estadounidense comenzó el año pasado con pie firme, apuntalada por las promesas del presidente Donald Trump de recortar impuestos e invertir un billón de dólares en infraestructura. Sin embargo, para fin de año la divisa había bajado un 10%.

La mayoría de los estrategas cambiarios no lograron prever eso. Las predicciones anuales para esta época del 2017 fueron de las más imprecisas para un comienzo de año desde la crisis financiera de hace casi una década.

La encuesta proyectó que el euro, que tuvo en el 2017 su mejor comportamiento desde el 2003, se debilitará ligeramente en los próximos tres a seis meses, antes de elevarse para negociarse algo más arriba.

En diciembre, el dólar sí avanzó más de un 2% ya que los especuladores apostaron a que el Congreso aprobaría una ley de vastos recortes de impuestos a corporaciones e individuos, lo que ocurrió al final del año. Pero aún así, el sendero de menor resistencia sigue siendo al descenso.

Se prevé que el euro y otras monedas importantes logren mejoras modestas adicionales contra el dólar para fines del 2018.

“El dólar continuará en una trayectoria a la baja en el transcurso del próximo año”, dijo Jeremy Stretch, jefe de estrategia de las 10 monedas principales de Capital Markets.

“Tenemos un mercado que ya está descontando un ajuste adicional de la Fed (Reserva Federal estadounidense) y las medidas impositivas y la expansión fiscal solo van a estimular moderadamente la economía”, agregó.

Como se prevé ampliamente que la Fed aplique tres incrementos de tasas este año, cualquier cambio grande en el dólar solo debería provenir de un desvío significativo del camino que se fijó el banco central.

“Incluso si la Fed dispone los tres aumentos que está planeando actualmente, no creemos que alcanzarán para revertir la tendencia del debilitamiento del dólar que está vigente”, dijo Lee Hardman, economista de monedas de MUFG.

Consultados sobre cómo esperan que el dólar se comporte contra las monedas principales este año, una mayoría de los pronosticadores del último sondeo de Reuters dijo que sería mejor que el año pasado - algo no muy difícil, dado lo malo que fue el 2017 para la divisa estadounidense-.

Los especuladores cambiarios han recortado sus apuestas cortas netas al dólar a su mínimo desde noviembre, de acuerdo con los últimos datos de la Comisión de Operaciones de Futuros de Materias Primas de Estados Unidos (CFTC, por sus siglas en inglés) para la última semana del año pasado.

La encuesta proyectó que el euro, que tuvo en el 2017 su mejor comportamiento desde el 2003, se debilitará ligeramente en los próximos tres a seis meses, antes de elevarse para negociarse algo más arriba, a 1,210 dólares en el plazo de un año, un aumento leve respecto de su nivel actual.

La economía de la zona euro atraviesa una de sus mejores etapas de expansión desde el lanzamiento de la moneda única, superando a sus pares, y se proyecta que continuará creciendo a un ritmo robusto.