Singapur.  El dólar sube ligeramente en Asia este miércoles debido a los buenos resultados obtenidos por los republicanos en las elecciones de mitad de legislatura en Estados Unidos, aunque la negociación mantiene la cautela antes de conocerse la crucial decisión de la Reserva Federal, que llegará a lo largo de la jornada.

Los operadores han visto la victoria conservadora en el Congreso como una buena señal para los sectores del petróleo, el gas y la energía nuclear, así como para los fabricantes de automóviles, las líneas aéreas y las empresas de servicios financieros. El estancamiento político probablemente fue visto como un freno al gasto público y a la regulación.

Sin embargo, pocos en el mercado estaban dispuestos a correr grandes riesgos, con los mercados japoneses cerrados por un festivo nacional y los inversores esperando el anuncio de la Fed a las 1815 GMT, en el que se espera que el banco central reanude sus compras de valores del Tesoro para dar un impulso a la economía de Estados Unidos y evitar la deflación.

"La reacción automática del mercado se debe a la percepción de que los republicanos van a ser mejores para los negocios", dijo Greg Gibbs, jefe de estrategia de divisas de RBS en Sidney.

Alentados por la ira sobre el débil estado de la economía y por el entusiasmo por los candidatos antigubernamentales del "Tea Party", los republicanos se apoderaron de la Cámara de Representantes, hasta ahora en manos de los demócratas del presidente Barack Obama, y redujeron la mayoría que tenían los demócratas en el Senado, según los resultados parciales y las encuestas a la salida de los colegios electorales.

Los grandes avances republicanos estaban en gran parte en línea con las expectativas, pero aun así eran impresionantes, a pesar de algunas victorias de alto perfil para los demócratas, como la del senador Harry Reid, ganador de una dura batalla para mantener su asiento por Nevada.

El día festivo enrareció la sesión de Asia, que careció de convicción por la decisión de la Fed que se avecina. El banco central de Estados Unidos comprará alrededor de US$1 billón en bonos en el esperado programa de expansión cuantitativa, según 11 de los 18 operadores consultados por Dow Jones Newswires. Las previsiones de seis bancos es que la compra se mueva entre US$400.000 y US$ 750.000 millones.

El dólar se negociaba a alrededor de 80,65 yenes a las 0640 GMT, en una sesión extremadamente plana, y casi no ha cambiado desde los 80,60 yenes de la noche del martes en América del Norte. El euro bajaba a US$1,4003 desde US$1,4034, y se cambiaba por 112,94 yenes, por debajo de los 113,18 yenes. La libra estaba en US$1,6030, frente a los US$1,6028, mientras que el dólar subía a 0,9810 francos suizos desde 0,9795 francos suizos.

El índice ICE del dólar, que mide la fortaleza de la moneda estadounidense frente a una selección ponderada de divisas, estaba en 76,798, frente a los 76,731.

El dólar australiano, centro de atención en los mercados durante la noche después de un incremento por sorpresa de los tipos de interés llevado a cabo por el Banco de la Reserva de Australia el martes, se negoció poco en Asia. Se quedó en un rango estrecho justo por debajo de la paridad con el dólar de Estados Unidos, con los operadores resistiéndose a cualquier esfuerzo para hacerlo subir.

Después de subir hasta US$1,002 a primera hora, el aussie cayó posteriormente por los resultados de las elecciones de Estados Unidos. Ahora está a US$0,9969.