Buenos Aires. Un dólar convulsionado en la Argentina, con una ascendente cotización de la moneda norteamericana en el mercado paralelo, se ha convertido en el tema excluyente esta semana en el país.

El asunto se desarrolla a sólo tres semanas de las cruciales elecciones primarias, de las que saldrán los candidatos a suceder a la presidenta Cristina Fernández.

Este martes, el dólar paralelo, conocido en la Argentina como "dólar blue", subió 55 centavos ó 3,78% a 15,10 pesos para la venta en la plaza local, máximo precio desde octubre pasado.

En el mercado oficial, en tanto, llegó a 9,22 pesos por unidad, para una brecha de más de 64% entre ambas versiones, lo que motivó cruces este miércoles entre economistas opositores y afines a la administración Fernández, como así también entre dirigentes políticos.

"No va a haber ningún tipo de devaluación", enfatizó el jefe del Gabinete de Ministros, Aníbal Fernández, quien, además, minimizó el alza del dólar paralelo, al considerar que se opera en un mercado "muy chiquito e ilegal".

Al hablar con la prensa antes de ingresar a la Casa de Gobierno, el funcionario sostuvo que "los que están jugando con este tipo de acción pretenden provocar pánico".

"El hombre y la mujer común deben saber que no va a haber ningún tipo de devaluación, que los que están jugando con ese tipo de acciones lo que hacen es pretender provocar pánico, lo que no existe de ninguna manera. No va a pasar nada", afirmó.

Según el jefe de los ministros, quienes motorizan la subida del dólar paralelo "están siendo incentivados desde afuera por alguna otra razón. Seguramente alguno intenta buscar alguna ventaja en otros papeles o en otra situación".

"Cualquiera de las acciones que se quieran hacer respecto de poder modificar la cuestión económica previo a las elecciones o cosas por el estilo, no va a suceder. No vamos a volvernos locos a esta altura del partido por este tipo de explicaciones que lo que buscan son intereses secundarios", prosiguió.

A su turno, el jefe de Gobierno (alcalde) de esta ciudad, Mauricio Macri (centroderecha, precandidato presidencial opositor), dijo que "en la medida en que nosotros vamos bien, las cosas van a estar más tranquilas. Pero en la medida en que ellos vayan ganando, el mundo no les confía más, nadie les confía".

[[wysiwyg_imageupload:5986:]]

En declaraciones a la radio local La Red, Macri aseguró que si es elegido presidente eliminará las actuales restricciones al mercado de divisas, que impiden la libre compra y venta de dólares.

Este miércoles, quien desee comprar divisas, debe acreditar un viaje al exterior o justificar ingresos, de los cuales únicamente puede destinar el 20%; la compra, cuando se puede hacer, tiene un recargo de 35% si es para turismo, o de 20% si es para "atesoramiento".

"El 11 de diciembre se levanta el cepo, y el tipo de cambio va a ser más bajo que el que tenemos ahora", aseveró Macri.

Por su parte, el economista Agustín D'Attellis, de la agrupación oficialista La Gran Makro Agustín D'Attellis, aseguró que la escalada del dólar paralelo obedece al "comportamiento de los especuladores de siempre, que buscan desestabilización" cuando quedan tres semanas para las primarias presidenciales.

"Es un mercado pequeño, que algunos medios lo usan como herramienta de desestabilización, pero no tiene importancia. El impacto que buscan sobre otras variables no ocurren", minimizó.

A su turno, el economista y ex presidente del Banco Central, Aldo Pignanelli, consideró hoy que "una sumatoria de hechos" influye en el alza del dólar paralelo.

"Hay situaciones macroeconómicas (que influyen). En los últimos tres, cuatro meses, el problema fundamental, no el único, que hace que se despierte 'el monstruo', es que hemos emitido mucho dinero por el fuerte déficit fiscal del Estado", explicó a radio América.

A ello se suma, dijo, que "julio siempre es un mes de mayor demanda por el aguinaldo y porque hay un sector que viaja. Otro factor es el proceso electoral. Estamos a 20 días de una elección crucial y siempre se producen este tipo de presiones, siempre hay algún vivo que trata de llevar agua para su molino", enumeró el economista.