Hong Kong. El dólar cayó este jueves a mínimos de 10 meses luego de que Singapur ajustó inesperadamente su política monetaria dejando que su moneda se aprecie, impulsando a las bolsas asiáticas y al cobre a máximos de dos años y al oro a un nuevo récord.

La decisión de Singapur, vista por analistas como un movimiento preventivo antes de que una relajación monetaria por parte de la Reserva Federal lleve más inversiones a Asia, resalta las tensiones cambiarias globales que han desatado una guerra entre autoridades monetarias.

Incluso el descenso del dólar a mínimos de 15 años contra el yen fue un nuevo recordatorio de las débiles perspectivas de la moneda estadounidense ante expectativas de que la Fed pronto tendrá que inundar el sistema financiero con dinero fresco.

Mientras faltan semanas para la próxima reunión de política monetaria de la Fed y para la próxima cumbre del G20, las muy trilladas operaciones de venta de dólares para comprar acciones en mercados emergentes, materias primas o bonos a largo plazo aún siguen floreciendo.

La autoridad monetaria de Singapur sorprendió a los operadores al ajustar su política, que se maneja a través de una banda secreta en la que se permite operar a su divisa. La noticia provocó una caída vasta del dólar, empujando al euro a un máximo de ocho meses a alrededor de US$1,41.

El índice dólar, que mide su desempeño contra una canasta de seis monedas, caía un 1% hasta mínimos de 10 meses, a 76,284.

La caída del dólar impulsó el precio del oro, que subía un 0,7% a US$1.380,45 la onza, un nuevo máximo histórico, y el cobre se negoció en la Bolsa de Metales de Londres con un avance del 1,5%, a 8.487,00 la tonelada, su nivel más alto desde julio del 2008.

El alza de los precios de las materias primas ha traido de la mano una subida de las acciones relacionadas con ellas, y el subíndice del sector dio el mayor impulso al índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas.

El índice subió un 1,5% y alcanzó su máximo desde junio del 2008, tras haber ganado un 14,5% en septiembre.

El índice Nikkei de la bolsa de Tokio lideró las subidas en Asia y cerró con un alza del 1,9%. Las acciones relacionadas con materias primas lideraron las subidas, aunque los analistas dijeron que la fortaleza del yen podría limitar el potencial alcista del mercado.

Las ganancias en acciones de compañías relacionadas con el petróleo empujaron al índice Hang Seng de Hong Kong, que ganó un 1,6% y cerró en máximos de 28 meses.