Buenos Aires. El Banco Central de Argentina acudió nuevamente a la venta de reservas para evitar que el dólar se disparara como ha venido haciendo desde la semana pasada, en la que alcanzó un 5% de devaluación.

La medida fue tomada por el banco central luego de cuatro jornadas sin participación en el mercado de cambios, según publica La Nación.

Este jueves el dólar inició la jornada con una leve baja respecto al peso, favorecido por un retroceso global de la moneda estadounidense; sin embargo, poco después retomó su camino alcista hasta superar el máximo histórico de este miércoles.

La intervención de la entidad financiera se produjo cerca de las 11:00, cuando la cotización mayorista recuperaba terreno luego de registrar un piso de $22,49 desde los $22,68 en los que abrió la jornada. A esa hora ya cotizaba en $22,73.

Tras la acción bancaria, el dólar la divisa cayó hasta los $22,60, pero luego volvió a ascender para cerrar en $22,70.

El alza se vio reflejada también en el precio de venta al público, que a media mañana se ubicaba en $23,14 para luego subir hasta los $23,18. La cifra representa cinco centavos más que el cierre de este miércoles y marca un nuevo récord histórico del peso.

Desde el 5 de marzo, el banco central lleva vendidos US$7726 millones de reservas en el mercado cambiario. En ese mismo período, el dólar minorista pasó de $20,44 a $23,22, lo que implica una devaluación del 13,6%.

El equipo económico del presidente Mauricio Macri, encabezado por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne se encuentra en Washington iniciando las negociaciones por un "auxilio financiero" solicitado al Fondo Monetario Internacional por un estimado de US$30.000 millones.

Como resultado a la crisis financiera, el ente emisor argentina subió la semana pasada su tasa de política monetaria al 40% y el Gobierno redujo su meta de déficit fiscal para este año, lo que implicará un ahorro en las cuentas públicas mayor a lo previsto anteriormente.

*Con información de La Nación.