Hong Kong. El dólar seguía este jueves cerca de un mínimo de ocho meses, perjudicado por especulaciones de una nueva relajación monetaria por parte de la Reserva Federal, en tanto la apreciación del yen provocó descensos en la bolsa de Tokio.

El euro, inicialmente firme contra el dólar, perdió un 0,4% en la sesión y se negoció a US$1,3578 luego de que el banco central irlandés estableció en 33.000 millones de euros (US$46.000 millones) el precio del rescate del Anglo Irish Bank en el peor de los escenarios.

El dólar ha retrocedido un 8,3% este trimestre contra una canasta de seis monedas, registrando su peor trimestre en más de ocho años, en momentos en que la economía débil y los niveles persistentemente altos de desempleo en Estados Unidos avivan expectativas de otra ronda de compra de bonos por parte de la Fed.

Las acciones asiáticas excluidas las japonesas caían un 0,26% pero se mantenían cerca de un máximo de dos años y se encaminaban a cerrar su mejor trimestre en un año, impulsadas por inversores que colocaron su dinero en los mercados de la región alentados por el robusto crecimiento económico liderado por China.

El índice MSCI de acciones asiáticas fuera de Japón ha ganado más de un 17% este trimestre, superando con comodidad a mercados desarrollados. En el año acumula una ganancia de casi el 7%.

El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cayó un 2% pero pese a ello registró su mejor desempeño mensual desde marzo, ayudado por las expectativas de que nuevas intervenciones y relajaciones monetarias puedan contener la apreciación del yen. En el trimestre el referencial está casi plano.

Las crecientes especulaciones acerca de que el Banco de Japón se está preparando para volver a suavizar su política monetaria y que podría actuar en su reunión del próximo martes mantuvieron controlado el repunte del yen.

Sobre el cierre de la sesión asiática, el dólar se negociaba a 83,38 yenes, apenas por encima del mínimo de 15 años marcado poco antes de que Japón interviniera en el mercado cambiario vendiendo yenes el 15 de septiembre.

El oro se mantenía firme cerca del máximo histórico registrado el miércoles, apuntalado por la debilidad del dólar. El oro al contado se negociaba a US$1.311 la onza.