Nueva York. El dólar subía este viernes después de tocar un mínimo en más de ocho meses frente al euro, ya que los operadores consideraron que el repunte de la moneda europea había sido exagerado, pero un alza sostenida es poco probable ante la posibilidad de nuevas medidas de alivio monetario en Estados Unidos.

Más temprano, el dólar australiano subió por sobre el nivel paritario por primera vez desde la liberalización de la moneda en 1983, después de que el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, dijera que el elevado nivel de desempleo y la baja inflación apuntaban a la necesidad de nuevas medidas de alivio en la política monetaria de Estados Unidos.

Los analistas señalan que el dólar podría mantenerse a la defensiva hasta el encuentro de la Fed del 2 y 3 de noviembre. Sin embargo, la tendencia bajista podría ser limitada ya que buena parte del impacto de las medidas de alivio adicionales ya ha sido asumidas por el mercado y el pesimismo frente al billete verde habría alcanzado niveles extremos.

"El dólar se encuentra sobrevendido frente a una serie de sus contrapartes, pero realmente no veo mucho margen para que éste pueda subir antes de la reunión de la Fed en noviembre", dijo Omer Esiner, analista de mercado de Commonwealth Foreign Exchange Inc en Washington.

El euro se negociaba con una caída de un 0,5%, a US$1.4006, tras operar en un rango de entre US$1.3971 y US$1.4161 en la plataforma electrónica EBS.

El índice dólar, que mide el comportamiento del billete verde frente a una canasta de seis monedas, subía un 0,3% a 76.490, tras bajar hasta 76.144, su menor nivel en 10 meses.

La debilidad en la divisa estadounidense llevó al dólar australiano por sobre el nivel paritario en la mañana de este viernes por primera vez desde la liberalización de la moneda en 1983. Finalmente, el billete australiano cotizaba en 0.9872 dólares, cayendo 0,71%.

Bernanke no entregó detalles sobre las próximas medidas del banco central pero dijo que los funcionarios de la entidad estaban evaluando el nivel de dicho estímulo.

"El tema central del asunto ahora es qué tan grande (...) será la fase inicial de la segunda ronda de alivio monetario", dijo Mike Moran, estratega cambiario de Standard Chartered en Nueva York.

Analistas dijeron que el dólar podría ver un repunte si la Fed anunciaba compras de activos por debajo de un billón de dólares o un proceso de estímulo gradual tras su encuentro de noviembre.

Los declives de algunos de los principales indicadores bursátiles también afectaron la búsqueda de riesgo, dando cierto impulso al dólar.

El dólar caía un 0,1% a 81,37 yenes. La divisa tocó un mínimo de 15 años de 80,88 yenes este jueves, a sólo un yen de su mínimo histórico de 79,75 yenes, manteniendo abierta la posibilidad de nuevas medidas de intervención de parte del banco central.

Los inversionistas esperaban que el Departamento del Tesoro publicara un informe sobre las prácticas cambiarias de otros países el viernes. Sin embargo, un asesor del Senado reveló de manera extraoficial que se pospondría hasta noviembre.