Nueva York. El dólar cayó este jueves de forma generalizada, tocando un mínimo histórico frente al franco suizo, con probables nuevas pérdidas mientras difieren las políticas de la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco Central Europeo.

Las últimas cifras económicas de Estados Unidos mantuvieron intactas las creencias de que la Reserva Federal mantendrá hasta junio su programa de compras de activos por US$600.000 millones.

La segunda ronda de alivio cuantitativa programada por la Fed, conocida como QE2, ha sido una ruina para el dólar, casi tan grande como lo sería la impresión de más moneda.

El euro, en contraste, sigue apoyado en la perspectiva de mayores tasas de interés en la zona euro pese a los comentarios de Alemania de que Grecia podría necesitar reestructurar su deuda.

El índice dólar, que mide el desempeño de la moneda frente a una cesta de divisas, cayó a un mínimo en 16 meses a 74,617. Al cierre en Nueva York bajó 0,4%, a 74,672.

Importantes miembros del BCE lanzaron nuevas advertencias sobre un aumento en los riesgos de la inflación en la zona euro el jueves, y un miembro del comité comparó la actual situación económica con lo que ocurrió en el último ciclo de alzas impulsado por la entidad en 2005. El jueves pasado, el BCE elevó las tasas de interés a 1,25%.

El euro podría enfrentar adicionales vientos en contra en el corto plazo a medida que los operadores especulan sobre si el BCE mantendrá la tasa de interés en 1,25% en mayo, dijo David Song, analista de divisas en DailyFX.com en Nueva York.

En las operaciones al cierre en Nueva York, el dólar cayó 0,5% frente al franco suizo a 0,8918, según datos de Reuters. Antes había tocado un mínimo histórico de 0,8892.

En tanto, el euro subió 0,3% a US$1,4488 en operaciones volátiles.

El euro se ha apreciado 8,3% frente al dólar en 2011, a pesar de eventos que tradicionalmente serían negativos para la moneda, como la crisis en Oriente Medio y el terremoto y posterior tsunami de Japón.

"A pesar de los disturbios en Egipto, Libia y todos los demás golpes, el euro se las arregló para avanzar", dijo Rob Bogucki, jefe de operaciones de divisas en América del Norte para Barclays Capital en Nueva York.

El dólar cayó frente al yen, operando a 83.40 yenes, con un descenso de 0,6%.

"El dólar permanece bajo presión sin duda. A pesar de que tenemos estos titulares que vienen desde Grecia, éstos no están necesariamente perjudicando al euro", aseguró John McCarthy, director de operaciones de divisas en la firma ING Capital Markets, en Nueva York.

Las pérdidas del dólar lo situaron por debajo de su promedio móvil de 200 días en cerca de 83,43 yenes, dado que los inversores recortaron significativas posiciones largas efectuadas tras el veloz ascenso de la moneda estadounidense desde su mínimo histórico de 76,25 yenes en marzo.

La divisa estadounidense, en particular, fue duramente golpeada por la fortaleza del yen, especialmente después de que se informara que las solicitudes de subsidio de desempleo en Estados Unidos fueron mayores a las esperadas la semana pasada.