Singapur. El dólar les dará poco respiro a las autoridades monetarias de Asia en el mediano plazo pese a que este martes se mantenía firme contra gran parte de las monedas, mientras las acciones también se negociaban en baja en víspera de la temporada de resultados en Estados Unidos.

Las autoridades asiáticas están preocupadas porque la apreciación de sus monedas ha puesto un freno a los flujos de dinero que y también podría tener un impacto en sus exportaciones, tras una reunión del FMI el fin de semana que poco hizo por dar garantías a los mercados.

La Administración Estatal de Divisas de China instó este martes a los inversores a acostumbrarse a movimientos de cotizaciones de dos vías, diciendo que su política de reforma cambiaria no necesariamente corresponde a una apreciación del yen.

Las autoridades chinas han tratado en repetidas ocasiones de minimizar las expectativas de una apreciación del yuan desde que el 19 de junio liberaron al yuan tras estar 23 meses atado al dólar.

Pero con el yuan habiendo ganado 2% contra el dólar desde fines de agosto, crecen las preocupaciones de que China pronto podría enfrentar una oleada de dinero caliente.

Japón dijo que podría volver a intervenir en el mercado cambiario si necesitaba debilitar al yen, pese a una vasta desaprobación por parte de otros países ricos a una compra de dólares el mes pasado.

Las acciones asiáticas se negociaban en baja, con los índices consolidándose tras las recientes ganancias en medio de la cautela reinante ante la proximidad de una nueva temporada de resultados corporativos.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas caía 1,52%. El índice Hang Seng de Hong Kong perdía 0,37%, el Nikkei japonés cayó 2,09% y el KOSPI de Seúl 1,16%.

China iba contra la corriente pues el índice referencial de la bolsa de Shanghái subía 1,23% tras revertir pérdidas tempranas.

El dólar estaba en alza contra la mayoría de las monedas asiáticas, aunque algunos operadores dijeron que una toma de beneficios de corto plazo posiblemente fuera la causa detrás del avance de la moneda estadounidense y que se esperaban nuevas caídas.

El índice dólar subía 0,4%, aunque seguía cerca de su nivel más bajo en casi nueve meses.

En Tokio, un día después de que el dólar cayó a un nuevo mínimo en 15 años a 81,37 yenes, un operador dijo que el mercado esperaba un rango de cotización entre 81,50 y 83,00 yenes por dólar antes de la reunión del G20 en Corea del Sur antes de fin de mes. 

Caída del Nikkei. El promedio Nikkei de la bola de Tokio cayó 2,1%. Pese a ganancias tempranas, respaldadas por alzas en bolsas globales tras datos de empleo en Estados Unidos que reforzaron la tesis de un mayor estímulo monetario por parte de la Reserva Federal, el índice Nikkei perdió 200,24 puntos y cerró en 9.388,64, en su peor caída porcentual diaria en casi un mes.

El más amplio Topix perdió 1,8%.

Un pronóstico de ganancias sorpresivamente débil por parte de Fast Retailing provocó una caída de más de 9% en sus acciones.