Hong Kong.  El dólar subió este lunes tras los descensos de la semana pasada que lo llevaron a un mínimo de 10 meses y las bolsas asiáticas retrocedieron desde su nivel más alto en 2 años, mientras los inversores esperaban detalles de una relajación monetaria en Estados Unidos.

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, afianzó el viernes las expectativas de más estímulos económicos en Estados Unidos para evitar la deflación, provocando un cambio radical en las operaciones que habían hundido al dólar e impulsaron a las acciones asiáticas durante semanas.

La perspectiva de la Fed inyectando miles de millones de dólares en su economía ha generado grandes flujos de capital hacia mercados emergentes de alto rendimiento, apreciando sus monedas y empujando a algunos países a tomar medidas para controlar que los flujos no desestabilicen sus economías.

La Fed revisará su política en su reunión del 2 y 3 de noviembre.

Las crecientes tensiones cambiarias, que han enfrentado a países emergentes y desarrollados, serán el foco de una reunión de líderes financieros del G20 en Corea del Sur a partir de este viernes.

Las acciones asiáticas fuera de Japón, que han subido a buen ritmo desde fines de agosto, caían un 1,67%.

El índice dólar subía un 0,76%, mientras los operadores cubrían algunas posiciones cortas y los inversores apostaban a que la Fed tendrá éxito en generar más inflación. El índice sigue estando un 6% abajo desde los máximos de fines de septiembre.

El índice Nikkei de Japón recortó sus ganancias y cerró plano presionado por el yen, que se mantuvo cerca de máximos de 15 años contra el dólar, mientras los inversores se volvían cautos antes de los reportes de ganancias de los bancos estadounidenses.

El dólar extendió un rebote que comenzó a fines de la semana última y el euro retrocedía un poco más desde máximos de 8 meses.

Participantes del mercado dijeron que el rebote originado en coberturas cortas podría durar un poco más dado que las apuestas contra la moneda estadounidense siguen estando a niveles altos.

El petróleo caía 72 centavos, a 80,53 dólares por barril, y se dirigía a mínimos de una semana extendiendo los descensos de la semana pasada, con un dólar más fuerte que frenaba el repunte de los precios de las materias primas.

Los precios de los metales también caían, y el oro perdía más de un 0,7%. La tendencia débil en el dólar atrajo fondos hacia las materias primas e impulsó al oro a un máximo histórico la semana pasada.