Londres. El dólar se recuperaba este lunes ligeramente tras la caída al final de la semana pasada por los débiles datos de empleo de Estados Unidos.

El euro descendía frente al dólar, pero repuntaba frente al yen, lo que refleja la mejoría del tono del mercado.

Sin embargo, los analistas no tenían claro si esta recuperación durará mucho ante la incertidumbre sobre la marcha de la economía de Estados Unidos debido a la preocupación por la crisis de deuda de la zona euro.

Esta incertidumbre se reflejó en las bolsas y las principales plazas europeas comenzaron el día sin dirección aunque el Nikkei japonés cerró con una subida del 0,7%.

El festivo de Estados Unidos también contribuía a la ausencia de dirección del mercado, que ahora espera nuevas pruebas de que la recuperación de la economía estadounidense podría estar frenándose.

Las cifras de nóminas publicadas el pasado este viernes estuvieron en línea con lo previsto, al arrojar una caída de 125.000 puestos de empleo en junio de 2010. Sin embargo, el desglose mostró un brusco descenso en horas trabajadas e ingresos, lo que minará el consumo estadounidense en el futuro.

Por su parte, el Índice de Gestores de Compras de la eurozona estuvo en línea con lo esperado al quedar en 56,0 en junio de este año, ligeramente a la baja desde el nivel de 56,4 en mayo.

El euro carecía de dirección. A las 0925 GMT, cotizaba plano en US$1,2535 frente a US$1,2543 a última hora de este viernes en Nueva York.

Sin embargo, la moneda única repuntaba hasta 110,03 yenes desde 109,56 yenes, reflejo del mayor apetito por el riesgo.

El dólar llegaba hasta 87,77 yenes desde 87,70 yenes pero caía a 1,0630 francos desde 1,0648 francos.

La libra descendía a US$1,5144 frente a US$1,5185 después de que el PMI de servicios del Reino Unido cayera más de lo esperado.