Londres. El dólar subía este jueves después de un desplome a mínimos de tres años previamente en la jornada, debido a que mayores rendimientos de la deuda estadounidense llevaron a los inversores a recortar sus apuestas negativas contra el billete verde.

No obstante, un panorama de cautela limitaba los avances.

Algunos analistas estiman que el repunte del dólar tendrá corto alcance porque los inversores globales están buscando diversificar sus tenencias a otras divisas como el euro.

Una evaluación de datos trimestrales publicados por el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre las reservas internacionales de los bancos centrales del mundo mostró que los gerentes del sector estaban acelerando el ritmo de adquisiciones de otras monedas fuera del dólar.

Los activos denominados en dólares aún representan alrededor del 63% de las reservas de los bancos centrales, seguidos por el euro, con casi un 20%, y otras divisas, según los datos del FMI.

La diversificación en activos fuera del dólar llega en un momento particular en que los retornos de los bonos estadounidenses alcanzaron nuevos máximos, en fuerte contraste con los rendimientos de la deuda europea.

El euro operaba a US$1,2194, lo que implicaba un alza diaria de 0,1%, pero lejos del máximo a US$1,2323 registrado este miércoles, su mayor nivel desde diciembre del 2014.

El dólar subía 0,2% a 90,73 puntos frente a una canasta de monedas, tras retroceder a un mínimo también desde diciembre del 2014 a 90,113 puntos en la sesión asiática. El índice cayó 10% el año pasado y se debilitó un 1,5% más en los primeros días del 2018.