Londres. El dólar operaba este martes en un máximo de 11 días frente a una canasta de monedas, continuando una recuperación desde mínimos de cuatro meses a los que se hundió al comenzar el año, mientras que el yen alcanzó un máximo de cinco días luego de que el Banco de Japón recortó sus compras de bonos soberanos de largo plazo.

La decisión del banco central japonés generó especulaciones de que la entidad podría empezar a menguar este año su amplia política de estímulo.

El dólar subía 0,22% a 92,568 puntos frente a una cesta de otras seis monedas relevantes.

Sólo debilitado contra el yen, el billete estadounidense perdía casi medio punto porcentual y operaba a 112,50 unidades por dólar, retrocediendo desde un máximo de dos semanas de 113,40 yenes alcanzado el lunes.

Desde que adoptó una política de control de la curva de rendimientos en 2016, el Banco de Japón (BoJ) ha retocado ocasionalmente sus operaciones con bonos, modificaciones que, según funcionarios, buscan mantener la rentabilidad de la deuda pública dentro de su objetivo y no pretenden enviar al mercado pistas sobre la futura política monetaria.

Si bien el movimiento del martes fue considerado ampliamente técnico, sorprendió a algunos operadores del mercado e incentivó a aquellos analistas que señalan que se aproxima la culminación del programa de política monetaria ultraflexible hacia fin del 2018.

La mayoría de los economistas encuestados en un sondeo de Reuters en diciembre dijeron que el BoJ comenzaría a recortar su estímulo a fines de este año o comienzos del 2019.

El euro, que la semana pasada amenazó con alcanzar sus máximos niveles en tres años y tocó un récord de cuatro meses, retrocedía 0,3% en el día debajo de US$1,20, a un mínimo de 12 días de US$1,1921. Los inversores se mantenían cautos tras varias semanas de escalada.