Nueva York. El dólar subía el viernes frente al euro, pero perdía terreno frente al yen después de que un débil dato sobre la confianza del consumidor estadounidense frenara el apetito por el riesgo en el contexto de una posible nueva intervención cambiaria del Banco de Japón.

El euro oscilaba dentro de un rango de más de un centavo frente al dólar durante el último día de operaciones de la semana, en medio de los temores en el inicio de la sesión sobre la estabilidad del sector bancario irlandés.

Un portavoz del Ministerio de Finanzas de Irlanda dijo que no había nada de cierto en los rumores sobre ayuda externa al país.

Los operadores dijeron que la cautela sobre una nueva intervención, dado que Japón intervino en el mercado el miércoles por primera vez en seis años, evitaba que el dólar cayera por debajo de los 85 yenes, aunque el billete verde cedía terreno tras no lograr superar la barrera de los 86,00 yenes.

"Yo esperaría un incremento en la volatilidad de la paridad euro/dólar, ya que sigue habiendo una gran incertidumbre sobre el resurgimiento de estos problemas con la deuda europea", dijo Matthew Strauss, estratega cambiario de RBC Capital Markets en Toronto.

"Probablemente veremos más de esto, ya que hay rumores en el mercado sobre países específicos, pero aún si estos son negados, a nivel general, el mercado va a seguir preocupado sobre los problemas de deuda de los países de la periferia europea", agregó.

El euro oscilaba entre ganancias y pérdidas frente al dólar durante las operaciones de la mañana en Nueva York, antes de entrar de lleno en zona roja tras conocerse que la confianza del consumidor estadounidense cayó a comienzos de septiembre a su menor nivel en más de un año.

La moneda europea cotizaba con una caída del 0,1% a 1,3058 dólares con un máximo de la sesión de 1,3159 dólares y un mínimo de 1,3038 dólares.

El euro se recuperó brevemente después de que un portavoz del Fondo Monetario Internacional dijera que no veía necesaria la ayuda financiera externa a Irlanda, pero el dato en Estados Unidos eclipsó sus dichos.

"Los rumores sobre Irlanda han tenido un impacto masivo en el euro", dijo Boris Schlossberg, director de investigación cambiaria de GFT Forex en Nueva York. "Esto resalta la fragilidad de la situación de la deuda en Europa", añadió.

Frente al yen, el euro caía un 0,2% en el día a 111,90 yenes, retrocediendo desde un máximo de cinco semanas anotado previamente en la sesión.

A pesar de que el dólar retrocedía un 0,1% frente al yen a 85,72 yenes, la moneda estadounidense rondaba un máximo de un mes, debido a la presión de una posible nueva intervención cambiaria.

"No hemos visto nada de Japón desde que entró al mercado el miércoles pasado, pero podríamos ver medidas nuevamente ante cualquier caída bajo los 85 yenes por dólar", dijo Brian Dolan, estratega cambiario de Forex.com.

Datos del Banco de Japón mostraron el jueves que la intervención podría haber alcanzado los 1,80 billones de yenes (US$20.980 millones).

En tanto, el dólar australiano tocó un máximo de dos años, impulsado por el alza de los precios del oro y el apetito por el riesgo. El índice dólar bajaba a un mínimo de cinco semanas.