Hong Kong.  El dólar tocó este miércoles un mínimo de ocho meses, empujando al oro a un récord, ante crecientes expectativas de que la Reserva Federal volverá a actuar para ayudar a la economía.

"La imagen del dólar continúa deteriorándose", dijo JPMorgan, aconsejando a sus clientes que aprovechen cualquier rebote de la moneda estadounidense para vender.

Los futuros de bonos soberanos japoneses tocaron su máximo en siete años, mientras que la curva de rendimiento de los bonos del Tesoro se movió este martes a su nivel más plano desde comienzos de septiembre por expectativas de mayor relajación monetaria por parte de la Fed y el banco central nipón.

Estas expectativas se vieron reforzadas por una caída en la confianza del consumidor en Estados Unidos a su nivel más bajo desde febrero y una perspectiva sombría en el sondeo "tankan" del Banco de Japón entre las principales compañías niponas.

Las acciones asiáticas no japonesas subían un 0,62%, y se encaminaban a registrar su mayor ganancia mensual desde julio del 2009 con un alza de más del 11% en el que históricamente es uno de los peores meses para las bolsas.

El índice dólar cayó a un mínimo a 78,856, su nivel más bajo desde febrero, golpeado por las especulaciones sobre las posibles maniobras de la Reserva Federal.

La debilidad del dólar empujó a la moneda un nuevo máximo histórico a US$1.312,65 la onza.