El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pedirá al Congreso US$1.600 millones para comenzar a construir una muralla a lo largo de la frontera con México, muy por debajo de la cifra necesaria para un proyecto que ha sido duramente criticado por los demócratas e incluso por algunos republicanos conservadores.

Un plan interno del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por su sigla en inglés) estimó en febrero que el coste del muro alcanzaría los US$21.600 millones, pero la propuesta de presupuesto de la Casa Blanca para el 2018, cuyos detalles fueron divulgados el lunes, incluye una solicitud de apenas US$1.600 millones.

Dos colaboradores republicanos en el Congreso dijeron que la modesta solicitud es una señal de que la Casa Blanca reconoce que la financiación total no es realista dada la oposición de los conservadores del "Freedom Caucus" en la Cámara de Representantes y el Senado.

Ellos dijeron que a menos que Trump pueda convocar un apoyo más amplio y conseguir más fondos para la construcción en otro año fiscal, sus planes de levantar la "gran y hermosa muralla" que prometió durante su campaña electoral del año pasado podrían naufragar.

Los US$1.600 millones permitirían al Gobierno construir pequeñas partes del muro propuesto.

Trump ha dicho que hallará una forma de lograr que México pague a EE.UU. por la construcción del muro, pero que el Congreso deberá financiarlo primero.

Los miembros del grupo de legisladores "Freedom Caucus" en la Cámara de Representantes dijeron anteriormente este año que Trump tendría que mostrar cómo compensaría el coste del muro, mientras que los demócratas se oponen de plano a su construcción.

De cara a la oposición, la Casa Blanca retiró su solicitud de financiación completa para el muro en el año fiscal 2017 y dijo que volvería a abordar el tema en el próximo presupuesto.