Sala de Inversión. Indicadores bursátiles existen muchos y en todas las latitudes, pero el Dow Jones es el más reconocido a nivel planetario. Es más, de los 130.000 indicadores bursátiles globales que agrupa la conocida empresa estadounidense Dow Jones Indexes, existen tres en el mercado neoyorquino, de los cuales el Dow Jones Industrial (DJIA) es el más utilizado. 

Este último, incluye y refleja el desempeño de treinta compañías bien establecidas, con ingresos estables y buenos pagos de dividendos en los Estados Unidos, las denominadas “blue chips”, con una trayectoria que supera los 110 años.

En sus comienzos, en 1896, estaba compuesto por sólo doce acciones, entre las que se encontraban firmas como American Tobacco, Tenessee Coal and Iron, American Sugar, que ya han desaparecidos, mientras que la única sobreviviente desde los inicios es General Electric (GE).

Pero, tuvieron que pasar 34 años para que el índice quedara conformado por treinta empresas como se lo conoce en la actualidad. Así, reúne a algunas de las más importantes de los Estados Unidos, como IBM (IBM), Coca Cola (KO), General Motors (GM) y AT&T (T), entre otras.

Inicialmente, se calculaba dividiendo la suma total en dinero del valor de las acciones, por el número de papeles existentes. Pero para hacerlo más representativo esto se modificó y pasó a realizar el cociente entre el total del valor de los títulos por una fórmula matemática que otorga mayor ponderación a las firmas más grandes.

En la actualidad, se toma directamente el precio como ponderador, sin ajuste por capitalización bursátil o por tamaño del capital accionario flotando en el mercado. Si baja IBM, impacta mucho en el índice más que si le ocurre lo mismo a Alcoa (AA) que es mucho más pequeña.
A su vez, para compensar los efectos de las escisiones (splits) y otros ajustes se hacen cálculos diferenciados. Pero, algo que muchos desconocen es que no existe una fórmula para actualizar este indicador, ya que el criterio de incorporación de una empresa es una decisión arbitraria.

2345

El índice es usado como una réplica pasiva de la inversión en las mayores empresas de los EE.UU., pero evoluciona de acuerdo a cómo se mueve la economía del país o los grandes cambios en los mercados. Se revisa su composición al menos una vez al año y los cambios ocurren cuando existe alguna adquisición o algún cambio importante en una empresa, por lo que se aprovecha eso para poder realizar otros cambios.

Los índices Dow Jones fueron creados por dos periodistas: Charles Dow y Edward Jones. El primero tuvo que salir a trabajar con obrero a los seis años para ayudar a su familia, luego de que su padre falleciera y a los 21 se había convertido en editor del periódico “The Springfield Daily Republican”, pese a que nunca concluyó sus estudios superiores.

En la agencia de noticias Kierman, conoció a Jones con quien fundaría la agencia de consultores financieros Dow Jones & Company en 1882 junto a Charles Milford Bergstresser y, luego, el diario económico The Wall Street Journal con el propósito de reflejar la salud económica del país.
Dos años más tarde, crearon el primer promedio de valores bursátiles, con un cierre de once valores, de los cuales nueve de ellos eran ferrocarriles y dos empresas industriales.

 Algo similar, repetirían en 1887 cuando desarrollaron otros dos indicadores, uno formado por las mayores doce empresas industriales, el Dow Jones Industrial Average y el Dow Jones Railroad Average con 22 compañías del sector de ferrocarriles, al que más tarde se modificó su nombre por índice de transportes, Dow Jones Transportation Average (DJTA).

En la actualidad, a estos dos indicadores se le suman el Dow Jones Utility Average (DJUA), que refleja las cotizaciones de las quince mayores compañías del sector de servicios públicos (provisión de gas, energía eléctrica, entre otros) y el Dow Jones Composite Average (DJCA) que mide el desempeño de los papeles de 65 firmas que conforman los tres anteriores.

El desplome de 1929, y la Gran Depresión hizo volver al índice DJIA a sus niveles primigenios el 8 de julio de 1932, casi un 90% menor a su máximo histórico previo, sin embargo, la mayor caída porcentual desde 1914 ocurrió durante el “lunes negro” del 19 de octubre de 1987, cuando cayó un 22,61%.

En la actualidad, los inversores pueden colocar su dinero en este indicador a través del ETF SPDR Dow Jones Industrial Average (DIA), que busca emular su rendimiento invirtiendo en las mismas empresas que lo componen y con ponderaciones similares.

 

2346