Dubái. Dubái podría vender sus acciones en compañías estatales, dijeron este domingo altos funcionarios financieros, mientras el emirato del Golfo Pérsico intenta deshacerse de sus enormes deudas.

El emirato, un centro financiero y comercial, sufrió un revés a su reputación hace un año cuando el conglomerado estatal Dubai World anunció que pediría un acuerdo a sus acreedores para reestructurar su deuda por casi US$25.000 millones.

"Dubai World está ahora sólido en términos financieros", dijo a periodistas el jeque Ahmed bin Saeed al-Maktoum, presidente de la Comisión Suprema Fiscal de Dubái.

El jeque Ahmed estuvo acompañado en una rueda de prensa por otro alto funcionario financiero del emirato y, aparentemente mostrando solidaridad, por el gobernante de Dubái, el jeque Mohammed bin Rashid al-Maktoum.

Más tarde, cuando fue consultado por los periodistas sobre si tenía esperanzas en la recuperación total del emirato, el gobernante respondió: "Estoy optimista".

Desde la crisis, Dubai World logró un acuerdo de reestructuración de deuda con sus acreedores, lo que permitió al gobierno contar con una mayor confianza de los inversores y emitir un bono por US$1.250 millones en septiembre.

Las ventas de vehículos deportivos y de lujo están nuevamente en alza y los turistas están regresando pero muchos proyectos de construcción aún están detenidos y las propiedades se encuentran vacías.

La economía de Dubái se expandió un 2,3% en la primera mitad del año, según dijo a inicios del mes la oficina de estadísticas del gobierno.