Buenos Aires. La actividad económica de Argentina creció un 5,2% interanual en febrero, su menor ritmo en 25 meses, mostraron este viernes datos del gobierno.

La marcha del país sudamericano se está enfriando desde comienzos de año debido en gran medida al menor crecimiento de la producción industrial, que ha sido afectada por restricciones comerciales y controles de cambios.

La cifra de febrero sobre el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE), un índice que anticipa el comportamiento trimestral del Producto Interno Bruto (PIB), pareció confirmar esa tendencia, al mostrar una desaceleración respecto del avance del 5,5% registrado en enero.

Los analistas consultados esperaban una expansión de la actividad económica del 4,4% interanual en promedio para febrero, aunque preveían que el gobierno informaría un alza del 5,2%.

Las estadísticas públicas argentinas están desacreditadas por denuncias de manipulación.

El gobierno también informó que la producción industrial se expandió un 2,1% interanual en marzo según la medición con estacionalidad, en un resultado en línea con lo esperado por los analistas.

En la comparación con febrero, la producción de la industria argentina subió un 1,9%, según la medición desestacionalizada.

Los analistas, que preveían un leve crecimiento industrial en el tercer mes del año, atribuyeron la magra expansión a una baja en la producción automotriz, que en marzo cayó un 4%, así como a la desaceleración de la economía local y mundial.

La economía argentina se expandió un 8,9% el año pasado y para este año el gobierno apunta a un crecimiento del 5,1%.