Buenos Aires. La economía argentina mostró en el transcurso del primer trimestre señales de solidez en medio de la persistencia de la crisis financiera internacional, en tanto la batería de medidas económicas que comenzaron a instrumentarse a fines del año pasado empezó a mostrar sus resultados.

Tal es así, que aun con una Unión Europea sin señales de encontrarle la vuelta a su crisis, y los Estados Unidos todavía inmersos en volver a hacer caminar su economía, la Argentina mantiene síntomas de buena salud en sus principales variables económicas.

Si bien oficialmente recién se conoció la performance del Producto Interno Bruto (PIB) del primer mes del año, que fue 5,5 por ciento superior al de enero de 2011, la difusión de resultados de sectores de importancia para la estructura económica del país dan cuenta de que el primer trimestre fue positivo. De hecho, la recaudación impositiva cerró el período enero-marzo con 148.489,8 millones de pesos (US$11.075 millones), lo que significó un crecimiento de 29,1% en comparación con los primeros tres meses del año pasado.

Esta cifra sirve de anticipo para tener una idea del comportamiento de la economía en el inicio de 2012, ya que marcó crecimiento en los ingresos por derechos de exportación, por ganancias y por el IVA.

Asimismo, la balanza comercial argentina arrojó en el primer bimestre un saldo favorable de US$1.892 millones, 68,7% superior a los 1.121 millones del mismo período de 2011.

La liquidación de divisas por parte del sector agroexportador alcanzó en el primer trimestre del año los US$4.700 millones, lo que significó un aumento de 1,66%  en comparación con el mismo periodo de 2011, año en que se registró el récord histórico para la actividad, informó la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC).

Al respecto, la cotización de la soja en el mercado de Chicago cerró la semana en US$526,90 las toneladas para los contratos de mayo, y en US$528,23 para los de julio, lo que ubicó a la oleaginosa en su valor más alto en siete meses.

En los últimos cuatro meses, la soja acumuló unos US$125 de ganancia respecto de mediados de diciembre último cuando tocó el piso de US$404, para comenzar a partir de ese momento una escalada que hizo ganar más de 30% al grano.

Si a esto se suma que la sequía se revirtió a mediados del trimestre, y las estimaciones de la cosecha final de granos estaría por debajo de la del año pasado, pero sería la segunda mejor de la historia, los ingresos para el fisco no solo no mermarán sino que serán más que interesantes.

Por su parte, el consumo de carne vacuna por habitante creció 10,5% en el primer bimestre del año, en relación con igual período de 2011, según la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y derivados de la República Argentina (CICCRA).

También creció la actividad automotriz en el trimestre, tanto en la producción de vehículos como en la venta de nuevos y usados. La Asociación de Fábricas de Automotores (AdeFA) anunció que en los tres primeros meses del año la producción de vehículos aumentó 2,7% en forma interanual, y las ventas a concesionarios lo hicieron en 5,3%, en ambos casos comparado con un año que fue récord histórico para la actividad.

Precisamente, la Asociación de Concesionarios de Automóviles (ACARA) aseguró que fue “el mejor trimestre de la historia”, con 252.887 unidades vendidas, lo que representó un crecimiento de 12,34 por ciento contra el año pasado, cuando se alcanzó la marca máxima para las ventas.

También 2011 registró el máximo histórico para la venta de automóviles usados, y el primer trimestre de 2012, tal cual anticipó a Télam la Cámara del Comercio Automotor (CCA), cerró con números en alza en su comparación interanual.