La Paz. La economía boliviana creció 5,16% interanual en el primer trimestre, una expansión similar a la del 2011 que alienta en el gobierno expectativas de superar su meta anual de 5,5%.

El Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia había crecido 5,17% en el 2011, según cifras informadas este miércoles por el Instituto Nacional, un resultado que estuvo ligeramente por encima del 5,1% estimado inicialmente por el gobierno izquierdista de Evo Morales.

"En el primer trimestre de este año tenemos un crecimiento del PIB de 5,16%, dentro de lo que habíamos proyectado", dijo en conferencia de prensa la ministra de Planificación, Viviana Caro.

"Habíamos proyectado que la tasa de crecimiento del PIB (en todo el 2012) esté por encima de la tasa de crecimiento del año pasado", añadió.

Aunque en el primer trimestre del 2011 la tasa interanual de expansión había sido de 5,63%, Caro afirmó que la fortaleza del consumo interno, la expansión de sectores claves y nuevas inversiones públicas "apuntan este año a acelerar el crecimiento en el segundo semestre y superar el 5,5%".

Remarcó que, al igual que en el 2011, la actividad del primer trimestre estuvo apuntalada por una fuerte demanda interna en los sectores de construcción, servicios financieros, agroindustria, transportes y telecomunicaciones, principalmente.

PIB 2011. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la expansión del PIB del 2011, del 5,17%, fue la segunda mayor en más de una década, superada sólo por el 6,15% del 2008, antes de una crisis inmobiliaria y financiera que golpeó a los mercados internacionales.

Para el 2012 la proyección oficial de inflación máxima es del 5,0%, con equilibrio fiscal y exportaciones de al menos US$10.000 millones.

El INE apuntó que el PIB de Bolivia, país de poco más de diez millones de habitantes, alcanzó en el 2011 un valor global récord de US$23.900 millones.

"El PIB del 2011 a precios corrientes es aproximadamente el doble que el que tenía Bolivia en el 2006", dijo recientemente el ministro de Economía, Luis Arce.

Destacó que del crecimiento del 2011 al menos 4,5 puntos porcentuales correspondían a la demanda interna, producto de lo que llamó "política de redistribución de ingresos" impulsada por Morales en forma de bonos a estudiantes, madres y ancianos, con recursos procedentes principalmente de empresas nacionalizadas.