La Paz. La economía boliviana creció 3,3% en el primer trimestre de 2010 frente al mismo período del año anterior, muy por debajo de las expectativas del gobierno de Evo Morales, según un informe oficial divulgado este miércoles.

El reporte de crecimiento del Producto Interno Bruto fue publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) pocos días después de que Morales llamara públicamente la atención a sus ministros por la baja inversión estatal en la primera mitad del año. 

"Uno de los peores enemigos de Bolivia es la burocracia, tenemos dinero y no podemos gastar", dijo el gobernante el lunes, durante una visita al área rural del departamento oriental de Santa Cruz.

Según el INE, el crecimiento económico del primer trimestre fue impulsado principalmente por un alza de 8,30% en la industria de hidrocarburos, que exporta gas a Argentina y Brasil, y por la construcción, que creció 9,15%.

El Gobierno prevé para 2010 un crecimiento de al menos 4,5%.

La minería, uno de los sectores de más crecimiento en 2009, se expandió apenas 1,36% en el período enero-marzo.

La economía boliviana, en proceso de estatización desde la llegada de Morales al poder hace cuatro años y medio, creció en 2008 6,15%, un récord histórico, y registró al año siguiente una expansión de 3,36%, sorteando los efectos de la crisis internacional.

El gobierno prevé para el conjunto de 2010 un crecimiento de al menos 4,5%, cifra puesta en riesgo desde que admitió que la inversión pública acumulada en el primer semestre representaba menos de un cuarto de lo programado para todo el año.

Las inversiones exclusivamente públicas programadas para 2010 en Bolivia suman US$1.800 millones, principalmente en infraestructura vial y servicios básicos, en tanto que las inversiones privadas, concentradas en hidrocarburos y minería, alcanzarían a US$1.000 millones, según el gobierno.

La inflación anual prevista es también de 4,5% y en el primer semestre llegó a sólo 0,43%.