Río de Janeiro. La economía brasileña, la mayor de América Latina, creció un 0,4% en el primer trimestre del año en comparación con los tres meses anteriores, informó este miércoles el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Según los datos divulgados, el crecimiento económico en el primer trimestre estuvo liderado por el sector agropecuario (1,4%), mientras que la industria y los servicios crecieron un 0,1% respecto el último trimestre del año pasado.

Se trata del quinto trimestre seguido que la economía brasileña tiene un resultado positivo.

En comparación con el primer trimestre del año pasado, la economía brasileña aumentó un 1,2%, al mostrar una desaceleración respecto a la misma comparación en los últimos dos trimestres del año pasado (1,4% y 2,1%, respectivamente).

El consumo de las familias, principal motor económico de Brasil, mantuvo su trayectoria de recuperación y se expandió un 0,5% en comparación con el último trimestre del año pasado y un 2,8% respecto los primeros tres meses de 2017.

Entre enero y marzo de este año, la industria brasileña creció un 0,1% en comparación con los tres últimos meses del año pasado, cuando avanzó un 0,7% respecto los tres meses anteriores.

A su vez, las inversiones aumentaron un 0,6% en la comparación trimestral y un 2,5% en la anual.

En tanto, el consumo del gobierno bajó un 0,4% respecto al trimestre precedente y un 0,8% en comparación con los primeros tres meses del año pasado.

Entre enero y marzo de este año, la industria brasileña creció un 0,1% en comparación con los tres últimos meses del año pasado, cuando avanzó un 0,7% respecto los tres meses anteriores.

Por su parte, la construcción se contrajo un 0,6% en el primer trimestre del año y la industria de transformación bajó un 0,4%.

Los dos resultados negativos fueron compensados por una expansión del 2,1 por ciento en la actividad de electricidad, gas, agua, saneamiento y limpieza urbana, así como del 0,6 por ciento en extracción (petróleo y minería).

Según el IBGE, la tasa de inversión en el primer trimestre fue del 16 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), superior al 15,5 por ciento del primer trimestre del año pasado.

Brasil se recupera de la grave recesión económica que vivió entre 2015 y 2016, mientras que el año pasado la economía creció un 1 por ciento y la previsión es que lo haga en un 3 por ciento este año.

El alto desempleo que hay en el país frena no obstante el consumo interno, uno de los motores económicos, por lo que el mercado financiero redujo al 2,37 por ciento su proyección para este año y el gobierno lo hizo al 2,5 por ciento.

El IBGE divulgó este miércoles la revisión del PIB del cuarto trimestre del año anterior, que pasó de un alza del 0,1 a un 0,2 por ciento; el del tercer trimestre de 2017, que aumentó del 0,2 al 0,3 por ciento; y el del primer trimestre del año pasado, que revisó a la baja de un 1,3 a un 1,1 por ciento.