Rio de Janeiro, Xinhua. La economía brasileña creció 0,6% en el primer trimestre de este año en comparación con el último trimestre de 2012, según datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE) difundidos este miércoles.

La cifra muestra una leve recuperación de la economía nacional, conforme la previsión del gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, tras el descenso del Producto Interior Bruto (PIB) registrado en los últimos años.

El PIB pasó de 7,5% en 2010 a 2,7% en 2011 y apenas logró un escaso 0,9% en 2012.

Los números, no obstante, son inferiores a los esperados por el gobierno y el mercado financiero, que planeaban un crecimiento de entre el 0,8% y el 1% en el primer trimestre.

El 0,6% de crecimiento económico de Brasil entre enero y marzo ante el último trimestre de 2012 se debió principalmente al sector agropecuario, que creció 9,7%, mientras que el sector de servicios lo hizo 0,5%.

A su vez, la industria cayó 0,3% debido al descenso del 2,1% del sector de extracción mineral, en especial la producción de petróleo, ya que la industria de transformación creció 0,3%.

Otros factores que llevaron al crecimiento en el primer trimestre fue el aumento del 4,6% en la inversión productiva ante los últimos tres meses de 2012, lo que muestra un cambio de tendencia, al dejar de ser el consumo familiar el motor de la economía brasileña, sustituido por la inversión productiva.

En la comparación con el primer trimestre de 2012, el sector agropecuario también fue el principal responsable del crecimiento de la economía brasileña, aumentando un 17%, mientras que el de servicios lo hizo en un 1,9% y la industria cayó un 1,4%.

Dentro de la agropecuaria, destacaron el aumento de la producción de soja, con una cosecha que aumentó un 23,3% respecto al primer trimestre de 2012, seguido del maíz (9,1%), tabaco (5,7%) y arroz (5,1%).

El consumo de las familias creció 0,1% ante el cuarto trimestre de 2012 y un 2,1% ante el primer trimestre de 2012, registrando en este último caso la 3% comparación positiva similar.

Con relación al sector externo, las importaciones crecieron 6,3% ante el último trimestre de 2012, mientras que las exportaciones cayeron 6,4%.

Ante el primer trimestre del año pasado, las importaciones aumentaron 7,4% y las exportaciones disminuyeron 5,7%.

Tras haberse expandido 7,5% en 2010, el mejor resultado en una década, la economía brasileña creció 2,7% en 2011 y un 0,9% en 2012.

El gobierno espera cerrar 2013 con un crecimiento de entre el 3% y el 4%, mientras que el mercado financiero proyecta un crecimiento de la economía del 2,93% en 2013 y del 3,50% en 2014.