Nueva York. La economía brasileña está "bien preparada" para enfrentar un efecto de contagio de Europa, aunque es demasiado pronto para decir que tipos de peligros podría enfrentar el país, señaló este lunes el presidente del banco central, Henrique Meirelles.

El peor escenario posible, "como ha ocurrido con anterioridad, pero que creemos es poco posible, serían problemas con los canales internacionales de crédito (...) y flujos de fondos", dijo Meirelles, en declaraciones a la prensa en Nueva York.

El funcionario dijo que espera que Brasil sea protegido por un "robusto crecimiento, encabezado por el consumo interno que se sustenta en la creación de empleos".

Meirelles también señaló que los niveles de reservas son altos y deberían ayudar a que la economía soporte impactos externos.

Economistas del mayor banco privado de Brasil elevaron la semana pasada sus expectativas de crecimiento para el país de 6,5% a 7,5%.

Las mayores expectativas de crecimiento aumentó la preocupación de que la economía brasileña se recaliente y que surja el problema de inflación.

Sin embargo, Meirelles restó importancia a los temores a que la inflación se salga de control, e indicó que las metas de inflación para 2011 permanecen estables.

El banco central publicará el próximo mes una nueva proyección inflacionaria, lo que dará un mejor idea de cómo han funcionado las políticas de ajuste monetario.

El mes pasado, las autoridades de política monetaria subieron la tasa de interés referencial del país en 75 puntos base a 9,5%, lo que representa el primer incremento de tasas en 20 meses.