La economía brasileña perdió 115.599 puestos de trabajo formales en mayo, el peor resultado para el mes desde el inicio de la serie histórica iniciada en 1992, informó este viernes el Ministerio de Trabajo con base al Catastro General de Empleados y Desempleados (Caged).

En los primeros cinco meses de este año, según las cifras oficiales, los empleos se redujeron en 243.948, el peor resultado para el período desde 2002.

Entre enero y mayo, la industria registró una pérdida de 98.053 empleos formales; la construcción civil de 108.573 empleos; el comercio de 159.315 empleos; y la administración pública de 14.483 empleos.

Por otra parte, los servicios tuvieron un saldo positivo de 78.061 nuevos empleos y la agricultura de 35.589.

En el acumulado de los últimos 12 meses terminados en mayo, el país acumula una pérdida de 452.835 puestos de trabajo formales.

El ministro de Trabajo recordó que la primera mitad del año no es la mejor época del mercado laboral, que generalmente gana impulso en la segunda mitad del año.