Sao Paulo. Finalmente, la economía de Brasil está reviviendo tras más de un año de frenéticos esfuerzos del gobierno, pero un crecimiento más acelerado mantendrá a la inflación en niveles persistentemente altos el 2013, mostró el miércoles un sondeo de Reuters.

Ahora que la economía parece haber dado vuelta la página, el banco central probablemente detendrá la semana próxima los recortes en las tasas de interés para evitar estimular más las alzas de precios, según la mayoría de los 45 economistas consultados por Reuters dentro y fuera de Brasil.

Brasil, que durante la última década fue sinónimo de crecimiento acelerado y oportunidades de inversión únicas, ha tenido problemas de crecimiento desde el año pasado. Los manufactureros fueron fuertemente perjudicados por una caída en la demanda global, que redujo la inversión ante la subida en los costos locales.

Si bien los economistas sondeados creen que la recuperación de Brasil está en marcha, sus previsiones de crecimiento, tanto para 2012 como para 2013, fueron menores que en sondeos anteriores.

Se espera un crecimiento de un 4% para Brasil el año próximo, según la mediana de 36 pronósticos. Aunque esa tasa sigue lejos del impresionante 7,5% del 2010, es un repunte pronunciado frente al crecimiento esperado para este año de un 1,6%.

"Ya dimos vuelta la página", dijo Homero Guizzo, economista de la firma de investigación local LCA, en Sao Paulo.

Un crecimiento fuerte es prioridad para la presidenta Dilma Rousseff. Su gobierno ofreció exenciones tributarias a las industrias, elevó las barreras comerciales y prometió incrementar las compras de productos nacionales.

El ministro de Hacienda, Guido Mantega, prometió mantener al real brasileño en niveles adecuados para los exportadores.

Además, el banco central recortó su tasa de interés de referencia, Selic, nueve veces seguidas hasta un mínimo histórico de un 7,5%, rompiendo el tabú de las altas tasas de interés en un país traumado por la hiperinflación.

Hace sólo nueve años, las tasas superaban el 26% en la principal economía de América Latina.

Los operadores se encuentran divididos respecto a si se producirá un recorte final de 0,25 puntos porcentuales, a un 7,25%, en la reunión de la semana próxima del banco central, según indican los rendimientos sobre las tasas de interés.

Pero la mayoría de los economistas consultados por Reuters -28 de 45- esperan que el 10 de octubre la autoridad monetaria mantenga sin cambios las tasas.

"Si recortan las tasas ahora, podrían verse obligados a elevarlas de nuevo el año próximo. Creo que preferirán consolidar el nivel actual más que probar nuevos mínimos para las tasas", opinó Guizzo.

La mediana de los 40 pronósticos de la consulta indica que en su última reunión, en noviembre, el banco central elevaría las tasas levemente en 2013, a un 8%.

Y a medida que los efectos retardados de los recientes recortes en las tasas empiezan a surtir efecto, abundan las señales de un repunte económico.

En agosto la industria se expandió a su ritmo más veloz en 15 meses, aunque a un paso más lento que el esperado. La tasa de desempleo tocó un mínimo récord según bases estacionalmente ajustadas, mientras que las ventas minoristas superaron los pronósticos en julio.

Pero la inflación también se ha acelerado.

El aumento en los precios al consumidor se ha mantenido por sobre el centro del objetivo del Gobierno de un 4,5 por ciento durante los dos últimos años y ningún economista consultado en el sondeo esperaba que regresara a ese nivel durante el año próximo.

El estudio mostró que la inflación será de un 5,4% al término del 2012 y que terminará el 2013 en el mismo nivel, luego de haber trepado hasta un 5,8% en los dos primeros trimestres.

Aunque las previsiones se mantienen dentro del margen de tolerancia del Gobierno de 2 puntos porcentuales, contradicen la visión del banco central de que la inflación eventualmente convergerá en el centro del objetivo.

"No concordamos con el enfoque del banco central. Numerosas herramientas del banco central sugieren que la inflación va a converger a un 5,0 por ciento en el horizonte de tiempo relevante más que a un 4,5%", dijo Jankiel Santos, economista jefe de Espirito Santo Investment Bank, después de que la entidad publicó su reporte sobre la inflación, la semana pasada.

Según el organismo económico regional de Naciones Unidas, Cepal, si Brasil crece en un 4% el año próximo, se pondrá a la par con el resto de la región.

Además, se reduciría la brecha que lo separa de otros gigantes emergentes, como India y China, de quienes se espera crezcan sobre un 6%, según sondeos de Reuters.