Santiago. La economía chilena cerró 2020 con una caída del 5,8% impactada por las restricciones impuestas en el mayor productor mundial de cobre para contener la pandemia de coronavirus, informó este jueves el Banco Central.

El Producto Interno Bruto (PIB) no presentó variación durante el cuarto trimestre, mientras que en términos desestacionalizados subió un 6,8% entre octubre y diciembre. El Banco no aportó detalles sobre las razones de la evolución trimestral.

Para todo 2020, el resultado estuvo "explicado por la emergencia sanitaria asociada al Covid-19, que afectó la movilidad de las personas y el normal funcionamiento de establecimientos productivos", dijo el instituto emisor en su informe.

Las actividades más afectadas fueron servicios y construcción, y desde la perspectiva del gasto, el impacto se reflejó en un menor consumo de los hogares e inversión, agregó.

Con la llegada de la pandemia de coronavirus a Chile en marzo del año pasado, las autoridades impusieron cuarentenas y otras restricciones como el cierre de escuelas y de fronteras.

Esto afectó a rubros como el comercio y servicios como el turismo, mientras que la minería logró atravesar mejor la crisis.

El organismo destacó que el crecimiento de la minería del 1,3% estuvo impulsado por el hierro y otros minerales no metálicos mientras que el cobre, la mayor exportación chilena, tuvo un alza marginal del 0,4%.

Por otra parte, la demanda interna cayó un 1,4% en los últimos tres meses del año, con lo que acumuló un desplome del 9,1% para todo 2020.

Para este año, el Banco Central espera un crecimiento económico de entre 5,5-6,5% por efecto de la recuperación post pandemia y un rápido avance del plan de vacunación contra el COVID-19.